¬ŅOs acord√°is de Ouya? ¬°S√≠, hombre! Aquella consola de sobremesa basada en el sistema operativo Android que amenazaba con desbancar a las mism√≠simas PlayStation y Xbox. Apenas han pasado dos a√Īos desde que sali√≥ por la puerta grande en Kickstarter, pero aquello ya es historia, y los creadores de la consola han decidido que es hora de empezar a cavar discretamente una tumba para aquella m√°quina supuestamente revolucionaria. (Actualizado: lo confirmamos en exclusiva.)

De gadget prodigio a saco de problemas

Lo de Ouya es un caso poco com√ļn. Al cierre de su campa√Īa en la web de crowdfunding Kickstarter, en agosto de 2012, hab√≠a recaudado la inaudita cantidad de 8.583.769 d√≥lares gracias al respaldo de 63.303 inversores. Internet herv√≠a de expectaci√≥n y profec√≠as sobre su √©xito.

En diciembre de ese a√Īo, la consola lleg√≥ a sus primeros propietarios. Meses despu√©s sali√≥ a la venta a un precio de 99 d√≥lares (129 d√≥lares en su versi√≥n con 16GB de memoria). Los comienzos fueron dif√≠ciles, y la compa√Ī√≠a cometi√≥ no pocos errores, desde el retraso en la entrega de las unidades en Kickstarter, hasta problemas t√©cnicos con el mando, y terribles anuncios animados llenos de v√≥mito (literalmente).

Advertisement

La propia fundadora de Ouya, Julie Uhrman, coment√≥ esos errores y asegur√≥ que la consola segu√≠a adelante. Uhrman tambi√©n hab√≠a prometido lanzar nuevas versiones de hardware cada a√Īo, as√≠ que, en octubre de 2013, la compa√Ī√≠a anunci√≥ Ouya 2.0. Aparte de adoptar los 16GB de la versi√≥n blanca de la Ouya original, de un mando mejorado, y de un firmware actualizado, la nueva consola era pr√°cticamente id√©ntica a la anterior. Sali√≥ a la venta en enero de este mismo a√Īo.

Advertisement

Rivales

El lanzamiento de una consola basada en Android no tard√≥ en ser imitado por otros fabricantes deseosos de hacerse un hueco en este prometedor mercado. El √ļltimo y m√°s importante ha sido la consola Mojo de Mad Catz. Sali√≥ a la venta en diciembre, y cuesta 249 d√≥lares. Es un precio muy superior al de la Ouya, pero tambi√©n tiene unas especificaciones m√°s potentes, con procesador Nvidia Tegra 4, en vez de Tegra 3, y 2GB de RAM en vez de uno. Fuentes de Mad Catz nos han confirmado a Gizmodo en Espa√Īol que, de hecho, la Mojo va a iniciar una campa√Īa de ventas m√°s agresiva bajando su precio a 199 d√≥lares / euros.

Advertisement

La m√°quina de Mad Catz es la m√°s potente, pero no es la √ļnica. Entre el resto de aspirantes se cuenta, por ejemplo, la Gamepop, una peque√Īa caja similar a Ouya que ofrece una tarifa plana de videojuegos por una cuota mensual. Otro rival que tambi√©n se ha criado con √©xito en Kickstarter es Gamestick.

El canto del cisne

Hace apenas unos d√≠as, Julie Uhrman hacia repaso de la trayectoria de la consola en el blog de la compa√Ī√≠a y anunciaba, muy discretamente, el lanzamiento de una nueva plataforma llamada Ouya Everywhere. A√ļn hay pocos detalles pero, en esencia, se trata de una plataforma que permite ejecutar los contenidos y juegos exclusivos que se han desarrollado para Ouya en otros dispositivos Android, entre ellos la Mad Catz Mojo.

Advertisement

Uhrman comenta: "Queremos llevar la experiencia de Ouya a todos los jugadores est√©n donde est√©n, y aunque no nos compren la consola a nosotros. Somos gente abierta (en alusi√≥n a su software Open Source), as√≠ que ¬Ņpor qu√© encerrar Ouya en una caja?."

La frase de la CEO de Ouya es un incentivo a los miles de desarrolladores que trabajan en juegos para la consola, pero no deja de recordar mucho a otros casos del pasado como la extinta consola port√°til Nokia N-Gage. Despu√©s de lanzar dos versiones sin √©xito de aqu√©l smartphone para videojuegos, la finlandesa anunci√≥ que N-Gage se convert√≠a en plataforma de software. Tras un a√Īo tratando de monetizar ese salto, N-Gage pas√≥ a mejor vida.

Advertisement

Por supuesto, a√ļn no se ha certificado la muerte de Ouya como dispositivo. Ojal√° nos equivoquemos, pero los indicios no pintan nada bien para esta m√°quina. Lo que demuestra, una vez m√°s, lo dif√≠cil que es lanzar una consola si no se tienen los contactos adecuados entre las grandes compa√Ī√≠as de videojuegos, y un colch√≥n de muchos millones con los que amortiguar los problemas y p√©rdidas iniciales que siempre se presentan.