Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Para qué podría interesarte una cámara 6K aunque no puedas ver vídeo 6K en ningún sitio

Foto: ShareGrid (Unsplash)

Después de mucho investigar y justo cuando ya habías decidido a comprarte una cámara de última generación capaz de grabar vídeo 4K, llegan Blackmagic y Panasonic con sus nuevos modelos 6K. Quizás te estés preguntando cuándo llegó la revolución de los televisores 6K y por qué no te has enterado. O de dónde provienen esos cuantos millones de píxeles extras. Esto es todo lo que necesitas saber sobre estas nuevas cámaras 6K.

Las cámaras a las que nos estamos refiriendo son la Panasonic Lumix S1H (con una resolución máxima de 6.000 píxeles por 4.000 píxeles) y la Blackmagic Pocket Cinema 6K (con una resolución máxima de 6.144 píxeles por 3.456 píxeles). No son las primeras ni serán las últimas en ofrecer vídeo con una resolución 6K.

Advertisement

En realidad, si eres un creador de contenido serio, nos estamos acercando al punto de inflexión en el podría interesarte buscar algo que grabe en 6K en vez de en 4K (3.840 por 2.160 píxeles). Sin embargo, eso no significa que vayas a ver películas y series 6K en Netflix dentro de poco (para empezar, la relación de aspecto de estas cámaras varían de una a otra).

Así que, ¿por qué comprar una cámara que graba en 6K cuando sabes que no mostrarás el resultado final en esa resolución?

La Panasonic Lumix S1H.
Imagen: Panasonic

En resumen: por los píxeles. Al igual que ocurrió con el 4K, el salto al 6K brinda más flexibilidad. Puedes recortar parte de una escena en postproducción o reducir una imagen para que el grano se haga algo más pequeño. Esos píxeles adicionales pueden ser útiles de muchas maneras.

Advertisement

Piensa por ejemplo cuando quieres estabilizar un vídeo: los algoritmos cambian la posición de la imagen en cada frame para alinear unos frames con otros, lo que hará que algunos vayan hacia la izquierda, otros hacia arriba, otros hacia abajo... Durante este proceso, parte de la imagen tiene que ser recortada, por lo que te acaba quedando una resolución menor que con la que empezaste.

Si empiezas con una resolución 4K, perderás algunos píxeles y algo de calidad al estabilizar el vídeo. Pero si comienzas con una resolución 6K, puedes estabilizar la imagen y recortarla bastante y aún así tendrás como resultado un vídeo 4K perfectamente nítido. Eso sí, tienes que tenerlo en cuenta al grabar para hacer encuadres un poco más amplios de lo habitual.

Advertisement

Puedes aplicar el mismo tipo de principios en la postproducción. El metraje en 6K va a exigir más a tu equipo de edición, pero es el precio a pagar por tener esos píxeles extra con los que jugar.

La Blackmagic Pocket Cinema 6K
Imagen: Blackmagic
Advertisement

Los cromas pueden quedar mejor gracias a esa mayor cantidad de píxeles, y cuando ves la cantidad de capas que utilizan en las películas de hoy en día para reemplazar las cosas reales por las que han sido generadas por ordenador, es fácil entender cómo esos píxeles extra pueden ser de ayuda.

También están las opciones para recortar la imagen y hacer paneos a lo que nos referíamos antes al hablar de la estabilización de vídeo. Si vas a subir un vídeo a YouTube en 1080p y que has grabado a 6K, solo se verá una fracción de lo grabado, por lo que puedes desplazarte a través de la toma 6K sin que se pierda calidad.

Advertisement

Otro aspecto en el que el 6K puede serte de ayuda es para sacar fotos de un vídeo, ya sea para hacer un póster o por cualquier otra razón: esas imágenes serán de mejor calidad que las de un vídeo 4K (todos los demás factores son iguales).

Al final, esto ofrece a los cineastas y editores muchas más opciones dentro de sus proyectos, no solo se trata de lo que se puede hacer con ello, sino del tipo de calidad que se puede conservar. Merece la pena la inversión, incluso aunque nadie más vaya a ver el resultado final en 6K.

Advertisement
Imagen: Disney/Lucasfilm

Si vamos a un nivel más técnico, el 6K también puede ser de ayuda con lo que se conoce como interpolación cromática, que es básicamente un algoritmo que sirve para reconstruir el color de una imagen. Explicado a grandes rasgos, cuanto mayor sea la resolución, menos tendrá que interpolar el algoritmo.

Advertisement

Por último está lo que se conoce como sobremuestreo, que consiste en capturar imágenes a menor resolución con sensores de mayor resolución. Los resultados finales son similares a los que obtendrías si redujeses una imagen más grande a una más pequeña en un editor de fotos (bordes más nítidos y menos aliasing, en teoría), pero en este caso, lo hace la propia cámara. Está capturando más datos de los que realmente necesita para mejorar la imagen.

Todas estas razones te brindarán una gran oportunidad para obtener un mejor resultado final en 4K. Tendrás más calidad y sin la gran cantidad de datos adicionales que traerá el 8K.

Bueno, es posible que el 6K solo tenga protagonismo durante un tiempo, hasta que llegue el 8K para reemplazarlo, pero para muchos usuarios profesionales merecerá la pena pagar por estos píxeles extra. Para el resto de los mortales, probablemente sirva con la cámara de su teléfono.

Share This Story