Existe una media que dice que la mayor√≠a de los mam√≠feros tardan en orinar alrededor de 21 segundos. Eso significa que si t√ļ y un elefante acudieran al ba√Īo al mismo tiempo, la vejiga del animal que puede contener hasta 18 litros de orina, tardar√≠an el mismo tiempo en terminar la faena.

¬ŅC√≥mo? La respuesta la cuentan en su √ļltima pieza los chicos de SciShow y tiene que ver con una combinaci√≥n de fisiolog√≠a y mec√°nica de fluidos. El tiempo que tardas en orinar depende de la cantidad que necesites expulsar y la rapidez con que lo hagas.

Dicha tasa, a su vez, depende de cosas como el ancho de tu uretra (el tubo que lleva la orina desde la vejiga al mundo exterior) y la presi√≥n que se ejerce al orinar. Y casualmente esas tuber√≠as son proporcionales al tama√Īo, es decir, cuanto m√°s grande sea el animal, m√°s larga y ancha es la uretra.

Veamos. La presi√≥n creada por los m√ļsculos de la vejiga de un animal es constante, pero la presi√≥n general que empuja la orina tambi√©n depende de eso y de la presi√≥n hidrost√°tica de la orina: la presi√≥n ejercida por el fluido en s√≠.

Advertisement

Por tanto, si por ejemplo eres un caballo o un elefante, debemos suponer que hay mucho peso en la vejiga, y toda esa masa está empujando hacia abajo la orina en la parte inferior. Como resultado de ello, la vejiga la empuja a la misma cantidad, aunque mucho más por la presión hidrostática.

Ahora pensemos en los gatos. Debemos suponer que los felinos tienen menos líquido que empujar hacia abajo y la misma cantidad de presión en la vejiga…. aunque menos presión hidrostática.

Todo esto nos lleva a lo mismo: la orina en un animal grande se expulsa con más fuerza a través de un tubo que es proporcionalmente más ancho que lo hace fluir más rápidamente, lo que compensa cualquier diferencia en el volumen.

Advertisement

Y esto lo sabemos desde el a√Īo 2014, momento en que un grupo de matem√°ticos publicaron un trabajo con dichos resultados en Proceedings of the National Academy of Sciences. Y s√≠, en el trabajo tambi√©n filmaron y estuvieron viendo a un gran grupo de animales hacer pis durante meses para validar sus resultados.

No obstante, siempre hay excepciones. La ‚Äúregla de los 21 segundos‚ÄĚ solo cuenta para vejigas llenas en mam√≠feros que pesan m√°s de 3 kilos. Para animales m√°s peque√Īos como algunos murci√©lagos, ratas o ratones, ocurre algo diferente. A diferencia de nosotros, orinan en series de gotas r√°pidas debido a la delgadez de sus uretras y la fricci√≥n creada por aquello que fluye, y que en realidad empuja el l√≠quido hacia arriba, oponi√©ndose a la fuerza de la gravedad.

Advertisement

En estos casos, las gotas de orina se adhieren a las paredes de la uretra al principio y crecen de tama√Īo hasta que son lo suficientemente pesadas como para que la gravedad se haga cargo de ello. Entonces se caen r√°pidamente, por lo general, en menos de un segundo.

Por cierto, es muy posible que esto también se aplique a los mamíferos acuáticos porque el agua, especialmente en la profundidad, aplica presión a la uretra y empuja la orina hacia la tubería.

De ahí que cuando estamos en el mar la regla de los 21 segundos se omita y posiblemente te lleve más tiempo orinar. De las piscina no hablamos porque todos sabemos que está prohibido. [SciShow]