Imagen: Pixabay

Conozco al menos dos casos de personas cercanas a las que acudir a un baño ajeno o pĂșblico para hacer sus necesidades es motivo de nervios. Algo parecido ocurre con aquellos que no pueden orinar cuando se encuentran en lugares pĂșblicos. Si este es tu caso, este post te harĂĄ sentir muchĂ­simo mejor.

Se trata de lo que se denomina como “SĂ­ndrome de la vejiga tĂ­mida”, o mĂĄs comĂșnmente paruresis, la incapacidad de orinar con gente a tu alrededor. La buena noticia: con un poco de psicologĂ­a, es tratable.

La condiciĂłn afecta a todo tipo de personas, y segĂșn la AsociaciĂłn Internacional de Parareis le ocurre a alrededor del 7% de las personas. AdemĂĄs, existen diferentes niveles de la dolencia y los sĂ­ntomas pueden incluir una gran variedad de cosas, como el miedo a que la gente escuche o huela tu orina, una aparente conversaciĂłn negativa a tu micciĂłn, la incapacidad de orinar en casa cuando hay invitados o la necesidad de privacidad completa cuando acudes al baño.

Incluso la paruresis puede hacer que alguien no beba lo suficiente para no orinar en pĂșblico, o evitar viajes y eventos sociales.

Advertisement

En el llamado DSM-V, que es el principal manual que utilizan los médicos para hacer diagnósticos de salud mental, la paruresis se enumera como un tipo de fobia social. Y como con muchas fobias, puede ser difícil identificar la causa exacta. Para algunos podría haber llegado a través de un incidente específico relacionado con el baño, para otros, podría ser parte de una ansiedad social mås general.

Sea como fuere, los estudios muestran que las personas con la enfermedad suelen anticipar que de alguna manera podrĂ­an ser juzgados por orinar. Esto hace que no puedan relajarse y no les permite orinar.

Advertisement

De la misma forma, los expertos suelen recalcar que si te resulta difĂ­cil orinar en pĂșblico una o dos veces, probablemente no sea nada raro. Pero si tienes problemas continuos o significativos, y no hay evidencia de que algo te impida orinar fĂ­sicamente, es probable que necesites ayuda mĂ©dica.

De hecho, existen opciones de tratamiento que pueden ser muy efectivas. Algunas personas encuentran alivio en las técnicas de relajación, como respirar y tratar de ponerse mentalmente en otro lugar cuando estån en un baño. Otros pueden recurrir a la terapia conductual cognitiva, dirigida a abordar las creencias negativas que rodean los problemas psicológicos.

Advertisement

Por Ășltimo, existe una terapia de exposiciĂłn gradual, en la que alguien se enfrenta al miedo tomando medidas mĂĄs pequeñas y manejables, generalmente en el transcurso de unas pocas semanas. En el caso de la paruresis, eso implica tratar de orinar en baños cada vez mĂĄs pĂșblicos. [SciShow]