Durante la presentación de los nuevos iPhone Xs, Xs Max y Xr Apple aseguró que la pantalla de los nuevos teléfonos era la más resistente que habían hecho jamás. Jerry, de Jerry Rig Everything acaba de poner a prueba esa afirmación, y parece que no se sostiene. No al menos en todas las pruebas.

El terminal elegido para la prueba es un iPhone Xs Max. Jerry lo somete a un punzón con puntas de diferente dureza para tratar de averiguar a qué nivel comienza a sufrir esas antiestéticas marcas.

Resulta que la dureza de la pantalla del iPhone Xs no es superior a la del modelo anterior. Sigue sufriendo como lo hace el cristal del iPhone X. Para rematar, el cristal que recubre la cámara tampoco aguanta tan bien como asegura la marca. Jerry atribuye este problema al hecho de que no se trata de un cristal de zafiro de la suficiente pureza. El cuerpo de acero también sufre de marcas, pero noson tan aparentes como las que sufría el aluminio. También aguanta el fuego y no se dobla ni un ápice.

El contrapunto a la prueba de rayado es un vídeo de Cnet en el que han sometido el terminal a varias caídas y aguanta bastante bien. No es algo que te recomendemos hacer con tu flamante smartphone porque las averías en los nuevos iPhone salen caras.

[vía Jerry Rig Everything]