Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por favor, déjame explicar por qué tengo un BlackBerry

El BlackBerry no ha muerto.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Una semana antes de CES, la Feria de Electrónica de Consumo, por fin tomé una decisión. Saqué mi tarjeta SIM de mi antiguo iPhone 6S y la inserté en un nuevo BlackBerry Key2. La decisión para cambiar al BlackBerry, como la mayoría de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, fue motivada por una combinación de capricho, nostalgia y rencor.

Dado que este año es el vigésimo aniversario del primer dispositivo BlackBerry, pensé que tenía que explicar por qué he decidido cambiar de teléfono.

Advertisement

Mi iPhone 6S ha estado en la última fase de su vida durante meses, y el próximo paso logístico era quedarme en el ecosistema iOS y conseguir un iPhone XR brillante o hasta gastar un poco más en el iPhone XS. He sido usuario del iPhone desde que salió la primera versión del dispositivo en 2007. Con ese historial, seguro que pensarías que sería un fan del iPhone hasta la muerte.

Sin embargo, aunque antes la idea de cambiar a un iPhone mejor me traía mucha alegría, la nueva gama de iPhone no me provocaba emoción. Creía que sentiría esa emoción, pero no sentía nada. Temía adquirir más cables únicos de Apple que el gato se comería o escondería debajo de la cama. Además, la idea de acostumbrarme a utilizar un teléfono sin las características que he llegado a amar — el botón de Home o un maldito conector para auriculares — no me llamaba mucho.

Un Samsung Galaxy o Google Pixel tampoco me llamó la atención. El Mate 20 Pro de Huawei tenía casi todo lo que buscaba, pero no parecía el teléfono adecuado para caer al fondo de mi bolso. Ninguno de estos dispositivos inspiró ni la más mínima sensación positiva en mí. Todo parecía igual: rectángulos con pantallas táctiles con cámaras con muchos megapíxeles.

Advertisement

La última vez que recuerdo haber sentido emoción sobre los teléfonos fue hace más de una década, antes de que llegara el iPhone. ¿Recuerdas toda la variedad? Estaba el Sidekick, el Razr de Motorola, el Chocolate de LG y el ubicuo BlackBerry, que nunca tuve, pero que codiciaba mucho.

Advertisement

Por lo tanto, decidí que quizá necesitaba un dispositivo que nunca había tenido, un dispositivo que cayó en la desgracia antes de que pude conseguir uno. Obama tuvo un BlackBerry. Kim Kardashian tuvo un BlackBerry (hasta 2016). Yo me compraría un BlackBerry. Regresaría a los móviles para personas ocupadas del pasado porque los móviles de personas ocupadas de 2018 me habían decepcionado.

Así que compré un BlackBerry Key2, un móvil de 2018 con un teclado QWERTY. Me doy cuenta de que es un BlackBerry solo en nombre, ya que se fabrica por la empresa TCL, que tiene los permisos para hacerlo. Pero si BlackBerry lanzara un dispositivo hoy, me imagino que sería parecido a este móvil con un diseño raro que mezcla lo viejo y lo nuevo.

Advertisement

Sé lo que estás pensando. ¿Por qué has hecho esto? ¡Las capacidades son una mierda!

Advertisement

No obstante, las capacidades solo son parte de la historia de cualquier producto. La mayoría de las decisiones de compra de las personas tienen un componente emocional, aunque puede que no lo admiten o sean conscientes de ello. Una persona específica puede sentir que hay algo correcto en tener un Ford en vez de un Chevy, un Audi en vez de un BMW o un Tesla en vez de, bueno, cualquier otra cosa.

En ese contexto, tener un BlackBerry en 2018 se siente como entrar a un parking en un Delorean. Significa que tu decisión ha tenido una intención, aunque sea desconcertante. Has tomado una decisión.

Advertisement

Salí y compré un móvil que hizo que mis compañeros se burlaran de mí. Uno que me quitó mi burbuja azul. Y lo amo. Amo a esta cosa tonta.

Amo su teclado. La mayoría de móviles que todavía tienen algún tipo de teclado físico son basura barata. Es bueno tener un móvil con un teclado que parece elegante y caro. Se siente bien escribir en un teclado otra vez en un dispositivo que no se parece al teléfono de emergencia que tiene tu abuela en el coche.

Advertisement

Lo mejor del BlackBerry es su productividad. Cuando estaba cambiando rápidamente entre mis aplicaciones más importantes (Slack para comunicación, Sheets para las agendas, y Notas para, bueno, notas), la tecla Speed me ayudó a hacerlo sin ningún problema.

Advertisement

Además, la capacidad de personalizar el teclado también es genial. La mayoría del tiempo que utilizas tu móvil, abres las mismas aplicaciones en un ciclo, así que poder presionar “Y” por YouTube, “S” para Signal, “F” para Facebook o “H” para Hulu se siente tan natural como el autocorrector. Es un detalle que parece pequeño, pero para mí, es una decisión pragmática y considerada. Kim Kardashian se ha equivocado en muchas cosas — como los vestidos con cinturón, el bronceado en spray, Ray J o Kanye — pero no se equivocó con el BlackBerry. Es el teléfono para personas ocupadas que necesitan trabajar.

Me encanta la autonomía de su batería. Durante la CES, la escritora Victoria Song y yo pasamos 12 horas en centro de convenciones Sands en Las Vegas. Ambas empezamos a las 8 de la mañana con teléfonos cargados y nuestro uso fue casi idéntico. Pero su iPhone 6S estaba al 9% a las 6 de la tarde. ¿Mi BlackBerry a las 6 de la tarde? Un 85%. En tu cara, Apple. Por la primera vez, pude pasar un día entero en una feria de tecnología sin baterías externas.

Advertisement

En comparación con otros teléfonos, la batería igual no es tan impresionante. Nuestras pruebas revelaron que teléfonos de OnePlus, Samsung y Huawei tienen la mejor autonomía, mientras que el Key2 está en el medio, con una autonomía de alrededor de 11.5 horas. Pero esos teléfonos típicamente tienen un precio de entre $800-$1.000 cuando se lanzan, mucho más caro que el Key2, que cuesta $650.

Hay desventajas, por supuesto. La cámara apestaaaaa. Es la peor cámara que he tenido desde el iPhone 4, pero sus fotos fueron perfectamente aceptables para comunicar conceptos. Mi biblioteca de fotos está llena de fotos de recibos y basura en la calle que llamó mi atención.

Advertisement

Y sí, echo de menos a iMessage.

Una cosa que debería destacar sobre tener un BlackBerry es que si tienes uno, tendrás que responder a preguntas que tienen los otros sobre el. A mí no me importa que los desconocidos se acerquen a mí en el metro y me pregunten qué tipo de teléfono tengo y luego escuchar sus recuerdos (por ejemplo, cómo rompieron con su novio del instituto por BBM, o lo que sea). Aunque los móviles supuestamente han aislado más a las personas y han afectado a la comunicación, este se ha convertido en, curiosamente, algo sobre lo que hablar.

Share This Story