Imagen: Patata de Bonnotte (Wikimedia Commons)

¿Cuánto serías capaz de pagar por un kilo de patatas? Independientemente de la cifra que tengas en mente, 500 euros posiblemente no. Esa es la cifra que cuestan las patatas más caras del planeta. Esta es su historia y la razón de su precio.

Cada año en una isla frente a la costa atlántica de Francia, cuando comienza la temporada en otoño, un grupo de entusiastas culinarios esperan con expectación su oportunidad para devorar cèpes, trufas y otros hongos de lo más aromáticos.

Advertisement

Y de entre todos estos alimentos, la denominada Bonnotte, una delicada y pequeña patata cosechada a mano que crece en la pequeña y protegida Isla de Noirmoutier en la región de la Vendée, en el noroeste de Francia.

Lo que la diferencia de otras patatas es su sabor, su consistencia y su madurez, que dura tan solo una semana, 10 días como máximo, lo cual la hace un manjar muy preciado y, cuando se comercializa, se vende en una casa de subastas de arte de París, Drouot, en sociedad con la compañía de productos de lujo Petrossian, conocida principalmente por su caviar.

El precio de la Bonnotte se refleja también en su cuidado. Exige tanta atención del cultivador como la flor de un jardinero. Además de ser cosechada a mano, crece en un suelo muy particular, rico y fertilizado con racks, cuya riqueza mineral se encuentra exclusivamente en esta composición particular en el microclima soleado del norte de la pintoresca Ile de Noirmoutier.

La patata se siembra el 2 de febrero (Día de la Candelaria de Francia) y, precisamente 90 días después, está en condiciones óptimas, con buen sabor y lista para la cosecha. [Little Big Story]