Ni Samsung TouchWiz, ni LG UI, ni HTC Sense. Google quiere control absoluto sobre sus relojes Android, o m√°s concretamente, sobre su interfaz. El director de ingenier√≠a de la compa√Ī√≠a, David Burke, as√≠ lo ha confirmado en una reciente entrevista a Ars Technica. La decisi√≥n tiene su lado bueno y su lado malo.

Seg√ļn Burke, la decisi√≥n obedece a que en los relojes, el software es una parte mucho m√°s fundamental de la experiencia de uso del producto. Google permitir√° instalar aplicaciones de terceros y algunos cambios est√©ticos m√≠nimos, pero el grueso del dise√Īo y del funcionamiento no se podr√° cambiar. Esta misma pol√≠tica se aplicar√° tambi√©n a Android para el coche y a Android TV.

¬ŅSe ha aburrido Google de que los fabricantes cubran de software, en su mayor√≠a bastante in√ļtil, su preciado sistema operativo? Probablemente no. A Google le conviene llevarse bien con compa√Ī√≠as como Samsung, LG o Sony. El problema es que Android Wear se basa mucho en Google Now, y Google no quiere compartir ese juguete. Si otra compa√Ī√≠a puede acceder al funcionamiento interno de Google Now podr√≠a establecer diferentes prioridades a, por ejemplo, qu√© restaurante cercano nos recomienda el reloj. Google no va a compartir con nadie ese nuevo mercado publicitario y de recolecci√≥n de datos de consumo.

Advertisement

De cara al usuario, la buena noticia es que Google controlará directamente el sistema. Las actualizaciones llegarán puntualmente y sin dejarse dispositivos en el limbo. La mala noticia es... que Google controlará directamente el sistema, al menos en su parte de flujos de información. La medida da un paso más alejándose de la filosofía abierta que caracterizaba a Android y que lo hizo tan querido para muchos usuarios. Habrá que ver hasta qué punto limitará esta medida a los programadores que cocinan ROMs, launchers y modificaciones de Android. [vía Ars Technica]