Por qué Japón ha ejecutado a casi tantas personas como Estados Unidos en lo que va de año

Imagen: Juicio a Shoko Asahara (AP)

Cuando hablamos de penas de muerte entre los países más poderosos se suele señalar a Estados Unidos en primer lugar, sin embargo, en lo que va de año Japón, donde todavía se mantiene la ejecución, está casi a la par. La culpa de ello la tiene un ataque terrorista organizado por una secta en la década de los 90.

En 1987, un famoso profesor de Yoga, Shoko Asahara, vuelve de la India como un “hombre nuevo e iluminado”. En Japón, comienza a reclutar discípulos y a organizar seminarios con su doctrina. Ese año cambia de nombre a Aum Shinrikyo, mismo nombre del grupo religioso que funda.

Advertisement

Siete años después, el 27 de junio de 1994, varios miembros de Aum Shinrikyo liberaron sarín en la ciudad de Matsumoto. Como resultado de ello mataron a 8 personas en lo que se denominó como el incidente de Matsumoto. Poco después, el 20 de marzo de 1995, varios creyentes de la secta de Shoko atentaron en el metro de Tokio esparciendo gas sarín nuevamente.

Murieron 13 personas y más de 6.000 resultaron intoxicadas. En esta ocasión se desmanteló la mayoría de la secta con decenas de detenciones. Shoko, por su parte, es sentenciado, encarcelado y se enfrentaba a 27 penas de asesinato en 13 acusaciones separadas.

Imagen: Shoko Azahar con un discípulo (AP)

La ejecución del líder finalmente tuvo lugar el pasado 8 de julio, junto con 12 de sus seguidores en prisión, todos a través de la horca. Esto significa que es el número más alto de personas ejecutadas en Japón en un año desde 2008, cuando 15 murieron ahorcadas. En comparación, Estados Unidos lleva una más, 14 ejecuciones en 2018, según el Centro de Información sobre Pena de Muerte con sede en Washington DC.

Advertisement

Mientras, Amnistía Internacional, que lucha por la abolición de la pena de muerte en todo el mundo, comunicó que era extremadamente raro que Japón ejecutara a más de 10 personas en un año y llevara a cabo dos rondas de ejecuciones en un solo mes.

Imagen: Detención de Asahara (AP)
Advertisement

El periódico Mainichi informó que, con el emperador actual y su abdicación el próximo año, las autoridades querían poner fin al culto para siempre antes del final de la era Heisei, que comenzó con la muerte del emperador anterior en 1989. Según Hiroka Shoji, investigadora de Amnistía para Asia Oriental:

Esta cuenta de ejecuciones sin precedentes ... no deja a la sociedad japonesa más segura. Las cortinas no abordan por qué las personas se sienten atraídas por un gurú carismático con ideas peligrosas.

Advertisement

La crítica a las penas de muerte no sólo llega a través de Amnistía. El Comité de Naciones Unidas también ha mostrado su por ofrecer a sus presos condenados a muerte muy poco tiempo para su ejecución, por lo general se les comunica unas horas antes de que se lleve a cabo el ahorcamiento.

Sea como fuere, la mayoría de la gente en Japón apoya la pena capital. Por cierto, los seguidores de la secta creían que alcanzarían la salvación después del Día del Juicio si seguían a Asahara, quien como “iluminado” poseía la verdad suprema. [Quartz]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key