Image: Juicio a Shoko Asahara (AP)

Cuando hablamos de penas de muerte entre los pa√≠ses m√°s poderosos se suele se√Īalar a Estados Unidos en primer lugar, sin embargo, en lo que va de a√Īo Jap√≥n, donde todav√≠a se mantiene la ejecuci√≥n, est√° casi a la par. La culpa de ello la tiene un ataque terrorista organizado por una secta en la d√©cada de los 90.

En 1987, un famoso profesor de Yoga, Shoko Asahara, vuelve de la India como un ‚Äúhombre nuevo e iluminado‚ÄĚ. En Jap√≥n, comienza a reclutar disc√≠pulos y a organizar seminarios con su doctrina. Ese a√Īo cambia de nombre a Aum Shinrikyo, mismo nombre del grupo religioso que funda.

Advertisement

Siete a√Īos despu√©s, el 27 de junio de 1994, varios miembros de Aum Shinrikyo liberaron sar√≠n en la ciudad de Matsumoto. Como resultado de ello mataron a 8 personas en lo que se denomin√≥ como el incidente de Matsumoto. Poco despu√©s, el 20 de marzo de 1995, varios creyentes de la secta de Shoko atentaron en el metro de Tokio esparciendo gas sar√≠n nuevamente.

Murieron 13 personas y más de 6.000 resultaron intoxicadas. En esta ocasión se desmanteló la mayoría de la secta con decenas de detenciones. Shoko, por su parte, es sentenciado, encarcelado y se enfrentaba a 27 penas de asesinato en 13 acusaciones separadas.

Image: Shoko Azahar con un discípulo (AP)

Advertisement

La ejecuci√≥n del l√≠der finalmente tuvo lugar el pasado 8 de julio, junto con 12 de sus seguidores en prisi√≥n, todos a trav√©s de la horca. Esto significa que es el n√ļmero m√°s alto de personas ejecutadas en Jap√≥n en un a√Īo desde 2008, cuando 15 murieron ahorcadas. En comparaci√≥n, Estados Unidos lleva una m√°s, 14 ejecuciones en 2018, seg√ļn el Centro de Informaci√≥n sobre Pena de Muerte con sede en Washington DC.

Mientras, Amnist√≠a Internacional, que lucha por la abolici√≥n de la pena de muerte en todo el mundo, comunic√≥ que era extremadamente raro que Jap√≥n ejecutara a m√°s de 10 personas en un a√Īo y llevara a cabo dos rondas de ejecuciones en un solo mes.

Image: Detención de Asahara (AP)

Advertisement

El peri√≥dico Mainichi inform√≥ que, con el emperador actual y su abdicaci√≥n el pr√≥ximo a√Īo, las autoridades quer√≠an poner fin al culto para siempre antes del final de la era Heisei, que comenz√≥ con la muerte del emperador anterior en 1989. Seg√ļn Hiroka Shoji, investigadora de Amnist√≠a para Asia Oriental:

Esta cuenta de ejecuciones sin precedentes ... no deja a la sociedad japonesa m√°s segura. Las cortinas no abordan por qu√© las personas se sienten atra√≠das por un gur√ļ carism√°tico con ideas peligrosas.

La crítica a las penas de muerte no sólo llega a través de Amnistía. El Comité de Naciones Unidas también ha mostrado su por ofrecer a sus presos condenados a muerte muy poco tiempo para su ejecución, por lo general se les comunica unas horas antes de que se lleve a cabo el ahorcamiento.

Advertisement

Sea como fuere, la mayor√≠a de la gente en Jap√≥n apoya la pena capital. Por cierto, los seguidores de la secta cre√≠an que alcanzar√≠an la salvaci√≥n despu√©s del D√≠a del Juicio si segu√≠an a Asahara, quien como ‚Äúiluminado‚ÄĚ pose√≠a la verdad suprema. [Quartz]