F√≠jate en las fotograf√≠as antiguas, las que eran en blanco y negro a partir de la mitad del siglo XIX, ¬Ņqu√© le ocurr√≠a a la gente de aquella √©poca para que la mayor√≠a salgan tan serios sin apenas sonre√≠r? Existe una raz√≥n, y no tiene nada que ver con la imposibilidad de borrar la instant√°nea si no te gustaba.

Lo cierto es que no todos salen tan serios, pero la gran mayor√≠a no sonr√≠en, ni siquiera parecen intentarlo. ¬ŅLa raz√≥n? La soluci√≥n la explican los chicos de Smithsonian a trav√©s de su cuestionario semanal:

Las exposiciones de los primeros d√≠as de la fotograf√≠a comercial solo duraban de 5 a 15 segundos. La verdadera raz√≥n es que, a mediados del siglo XIX, la fotograf√≠a era tan cara y poco com√ļn que la gente sab√≠a que esta fotograf√≠a podr√≠a ser la √ļnica que tuvieran. En lugar de mostrar una sonrisa, a menudo optaron por verse pensativos y serios, un remanente de las convenciones m√°s formales del retrato pintado, explica Ann Shumard, curadora de fotograf√≠as de la National Portrait Gallery.¬†

As√≠ que esa es la respuesta. Seg√ļn la propia Shumard, no fue hasta que el fundador de Eastman-Kodak, George Eastman, con la invenci√≥n de la c√°mara port√°til para el mercado masivo en 1888, que las instant√°neas informales con personas sonriendo se hicieron comunes. [Smithsonian]