Por qué nunca vemos la araña en las telarañas que aparecen en los rincones de nuestra casa

Una ventana abierta en el garaje es el lugar ideal para encontrar telarañas de terídidos
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

Un buen día miras hacia el techo y ahí está, en la esquina. Una delicada red de telarañas colgando. ¿Cómo es posible que no la hayas visto antes? ¿Tan rápido tejen la tela algunas arañas? y lo más importante ¿Dónde está la condenada araña ahora mismo? La respuesta a estas preguntas se perdió en la traducción.

El inglés tiene dos palabras para telaraña: spiderweb y cobweb. La segunda no tiene traducción específica al español porque sencillamente no la usamos, pero ofrece una diferencia interesante cuyo significado se pierde en nuestro idioma. Una cobweb es una tela de araña desigual e irregular, generalmente abandonada y que acaba colgando en algún rincón de la casa, el trastero o el garaje. La buena noticia es que si no vemos la araña es porque hace mucho que ya no está ahí. La mala (o no tan mala) es que seguramente la araña está en otro lugar y su tela lleva ahí mucho más tiempo del que creemos.

Advertisement

La mayor parte de arañas domésticas que podemos encontrar en nuestras casas pertenecen a la enorme familia de los terídidos, un grupo que comprende más de 2.200 especies repartidas en 87 géneros por todo el mundo. La mayor parte de los terídidos son diminutos e inofensivos para el ser humano, aunque hay algunas excepciones notables como la viuda negra.

Uno de los muchos miembros de la familia Theridiidae
Foto: Odd Wellies / Flickr (CC BY 2.0)

Lo importante para el caso que nos ocupa es que los terídidos no tejen telas con complejos diseños en forma de red como las arañas de jardín. En su lugar tan solo disponen unos pocos filamentos desordenados en rincones, a menudo son solo hilos colgantes. Estos hilos son tremendamente pegajosos y atrapan los insectos como el papel adhesivo que usamos los humanos para atrapar moscas.

El caso es que las arañas no usan estas telas como hogar. Tan solo son un puesto de caza temporal. Si la zona no tiene suficientes insectos, la araña simplemente abandona su rudimentaria tela y se va a otro lugar a probar suerte. La razón por la que no vemos estas telas cuando la araña está en ellas es porque los hilos son tan finos que resultan casi invisibles al ojo humano. Con el tiempo, los hilos abandonados acumulan polvo y adquieren una tonalidad blanquecina. Es entonces cuando reparamos en ellos.

Advertisement

Esa es la razón por la que probablemente nunca vayamos a encontrar una araña cerca de una telaraña sucia. Si dejamos pasar mucho tiempo es probable que otras arañas pasen por allí y tejan más telas. Las populares decoraciones de Halloween no se inspiran en estas telas por casualidad. Cuando llega el otoño, las arañas entran en los edificios para refugiarse de las temperaturas cada vez más bajas. Esa es la razón por la que, para cuando llega el día de los muertos, muchos hogares tienen ya esta decoración sin haberla solicitado. Tan solo nos queda eliminarla con una escoba y relajarnos. Tener arañas en casa es como tener un insecticida natural que acaba con plagas mucho más molestas como polillas, moscas, mosquitos o moscas de la fruta. [vía Mentalfloss]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key