Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esta araña de gran tamaño que se creía extinta desde hace dos décadas ha sobrevivido oculta en una base militar

Uno de los ejemplares de gran araña zorro redescubierytos en Surrey.
Uno de los ejemplares de gran araña zorro redescubierytos en Surrey.
Foto: Surrey Wildlife Trust

La gran araña zorro (Alopecosa fabrilis) se creía extinta. El último ejemplar registrado conocido se remonta a 1999, hace ya 21 años. Un naturalista acaba de encontrar ejemplares de esta especie originaria de Reino Unido campando a sus anchas en los terrenos de la base militar de Surrey.

Advertisement

Mike Waite, de Surrey Wildlife Trust es una de las pocas personas que tiene acceso a los terrenos de la base aparte del personal militar. El naturalista llevaba años recorriendo la zona y estudiando su fauna cuando su linterna (las arañas zorro son cazadores nocturnos) se posó sobre el premio gordo: una gran araña zorro vivita y coleando.

La gran araña zorro llega a medir hasta cinco centímetros de diámetro (patas incluidas) y vive en terreno pedregoso suelto. No teje telas en el sentido convencional, sino que usa su seda para fabricar madrigueras subterráneas y caza a sus presas (normalmente escarabajos) saltando sobre ellas e inyectándolas un veneno letal que además licúa sus órganos internos. Pese a que suena horrible, la araña no es peligrosa para los seres humanos. Solo es una amenaza si eres un escarabajo.

Advertisement

El problema de la especie es que su habitat no es muy común. Eso restringía su presencia a un puñado de zonas costeras en el sur de Inglaterra. La actividad humana eliminó sus territorios hasta el punto de que la especie se declaró extinta, pero las arañas encontraron un paraíso en la base militar. Las pruebas de armamento realizadas en esa zona durante la Segunda Guerra Mundial han dejado un paisaje roto y con abundantes pedregales y pequeños barrancos con rocas y arena sueltas, precisamente lo que más les gusta a estos arácnidos.

Advertisement

No es la primera vez que las bases militares sirven de inopinado refugio a especies naturales. En 2019 un equipo de investigadores descubrió que los lobos estaban repoblando de nuevo Alemania aprovechando los terrenos de las bases militares. Estas zonas utilizadas para maniobras a menudo son bosques y su entrada está severamente restringida a personal no autorizado. Eso las ha convertido en reservas naturales donde algunas especies han encontrado refugio. Además de arañas, en Surrey prospera una valiosa población de pequeños reptiles, pájaros y mariposas. [Surrey Wildlife Trust vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter