Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué va lento tu Mac y cómo puedes arreglarlo

5.4K
10
Save
Foto: Free-Photos (Pixabay)

Hoy vamos a abordar una de las preguntas más antiguas con la que nos molestan una y otra vez amigos y seres queridos: “Mi ordenador va lento y no sé cómo arreglarlo”.

Como hombre de Windows que soy, mi mente salta rápidamente a los “limpiadores de registro” y a los “optimizadores de memoria” que te prometen mejoras de rendimiento increíbles si te animas a pagar $50 por un software que cambiará tu vida y que en realidad es poco mejor que la homeopatía. (Eso si tienes suerte, ya que la “limpieza” que llevan a cabo en realidad podría arruinar tu Registro de Windows y darte aún más problemas que los que tenías).

Advertisement

Me pone nervioso recomendar cualquier tipo de aplicación que prometa dejar tu PC como nuevo. Para mí, solo hay dos herramientas de limpieza que deberías usar: una que te ayude a encontrar y eliminar archivos antiguos de los que te habías olvidado (o archivos temporales enormes que todavía siguen en tu ordenador), y el sentido común.

En Mac, Disk Inventory X es una gran alternativa a los programas de Windows WinDirStat o WizTree que podrá ayudarte a descubrir qué carpetas y archivos ocupan más espacio en tu ordenador. En mi caso, aplicaciones como éstas me han ayudado a descubrir copias de seguridad de carpetas de las que ya no me acordaba. Finalmente, las acabé eliminando para liberar espacio en mi SSD principal.

En cuanto al “sentido común”, me refiero sobre todo Ca dedicar tiempo a comprender todo lo que hay y ocurre en tu ordenador. Esto es a lo que me refiero.

Quizás ha llegado la hora de mejorar el hardware de tu Mac (si puedes, claro)

Lo primero que hay que hacer si tenemos delante un Mac que va lento es investigar si el sistema tiene o no la potencia suficiente para lo que queramos hacer con él. Así que empecemos con la memoria. Como regla general, 8 GB de RAM es el mínimo con lo que deberíamos contar. Probablemente no necesites más que eso a menos que estés ejecutando muchas aplicaciones que sean más exigentes con tu sistema.

Advertisement

Puedes verificar cuánta memoria tienes a través de la pantalla de Información del sistema de tu Mac. Busca el apartado Memoria” en la primera página. No tiene pérdida:

Captura: David Murphy
Advertisement

Mientras estás aquí, toma nota del identificador de modelo, el nombre y la velocidad del procesador de tu Mac. Si tienes menos de 8 GB de memoria, haz una búsqueda rápida en Internet con esta información para averiguar si puedes ampliar la memoria de tu Mac. (En algunos modelos de Mac, Apple solda los componentes a la placa base para que sea mucho más difícil cambiarlos o reemplazarlos).

También hay muchas webs que pueden ser de ayuda, como la práctica herramienta “My upgrades” de OWC. Si ves que la mejora que buscas aparece en la lista, podrás actualizar tu ordenador sin mayor problema.

Advertisement

Más allá de eso, si tu Mac es tan antiguo que usa un disco duro HDD en vez de una unidad SSD, ésta es la mejora mas obvia que debes hacer. Verás un aumento de rendimiento instantáneo.

También es posible que tu Mac tenga algún tipo de problema térmico. Asegúrate de que todas las rejillas de ventilación de tu ordenador están libres de suciedad y polvo. Si quieres darlo todo, puedes abrir tu ordenador e intentar limpiar los ventiladores internos (o volver a aplicar pasta térmica donde sea necesario), pero esto probablemente esté más allá de las aptitudes de la mayoría de gente.

Advertisement

¿Y qué hay del propio macOS? 

Si el hardware de su Mac es decente pero tu ordenador todavía va lento, tienes algunas opciones. Lo primero, y lo más obvio, es preguntarte: ¿estás ejecutando la última versión de macOS? Actualizar a macOS Mojave (o, dentro de pronto, Catalina) podría suponer una mejora de rendimiento inmediata.

Advertisement

A continuación, echa un vistazo a las aplicaciones que se abren al iniciar macOS presionando Preferencias del sistema > Usuarios y grupos y haciendo clic en la pestaña “Elementos de inicio de sesión”. Aquí no deberías tener muchas aplicaciones, por lo que si tienes demasiadas, recortar esta lista podría ayudarte a liberar recursos del sistema.

Captura: David Murphy
Advertisement

También puedes intentar escanear el disco duro de tu Mac para ver si hay alguna irregularidad que pueda estar causando una ralentización del sistema. Abre la aplicación Utilidad de Discos y ejecuta la opción “Primera ayuda” en tu disco duro, que verificará si hay errores y reparará todo lo que encuentre.

Captura: David Murphy
Advertisement

Aunque esto podría no ser útil cuando acabas de iniciar tu sistema por primera vez, también puedes abrir el Monitor de actividad para ver si algún proceso puede estar afectando a tu procesador (prueba a ordenar por “% CPU”) o a tu memoria (ordenar por “Memoria” en la pestaña de memoria). Si algo parece fuera de lugar —quizás una aplicación de sincronización en la nube está usando un gigabyte de memoria, utilizando el 75% de tu procesador, o haciendo algo más que parezca extraño— actualizar o desinstalar/reinstalar esa aplicación podría solucionar tus problemas.

Captura: David Murphy
Advertisement

Si aun has sido incapaz de detectar el problema, lo mejor es reinstalar macOS desde cero. Puede parecer mucho trabajo, pero en realidad no es tan difícil, y con este método verás una mejora de rendimiento además de ahorrar más tiempo que si decides ponerte a dar palos de ciego para ver qué le puede estar pasando a tu ordenador.

Antes de comenzar, asegúrate de haber hecho una copia de seguridad de los archivos importantes de tu Mac a través de Time Machine, iCloud o cualquier otro servicio que utilices. Dado que estamos reinstalando macOS, no necesitarás preocuparte por guardar todo el contenido del disco duro. Solo guarda los datos que de otro modo no podrías reinstalar, como tus documentos o otra serie de cosas que no hayas guardado en la nube.

Advertisement

Si eres olvidadizo, no olvides guardar capturas de pantalla de la lista de aplicaciones instaladas de tu Mac para que puedas volver a instalarlas fácilmente y que tu ordenador vuelva a estar como estaba. Lo mismo se aplica a cualquier configuración importante que no quieras tener que buscar más tarde, como los logins del VPN de tu empresa o tus contraseñas (o cualquier otra cosa que se te ocurra).

Cuando estés listo para reinstalar macOS, reinicia tu sistema y mantén presionada la tecla Comando+R. Esto iniciará tu Mac en el modo de recuperación y te permitirá instalar el último sistema operativo que habías instalado previamente en el Mac. (Si deseas actualizar a la última versión de macOS que aún no habías instalado, mantén presionada la tecla Opción+Comando+R).

Advertisement

Desde allí, selecciona la opción “Reinstalar macOS” y continúa con todas las indicaciones que aparezcan. Es fácil. Una vez que hayas terminado, pasarás por varias pantallas de la configuración inicial de macOS, y luego podrás comenzar a reinstalar todas tus aplicaciones y a conectar todas tus cuentas.

Advertisement

Con suerte, después de todo eso, tu Mac funcionará mejor. Si no, una actualización de hardware probablemente sea tu mejor opción, o quizás necesites un nuevo Mac.

Share This Story