Los hologramas del universo Star Wars tenían una calidad de imagen bastante cuestionable, pero su tecnología capaz de captar todos los detalles en 3D del remitente parecía estar a años luz (eso ha sido un chiste) de los hologramas que tenemos en la Tierra. En realidad esa tecnología estå a la vuelta de la esquina.

Un equipo de cientĂ­ficos de la Universidad Nacional Australiana ha desarrollado un dispositivo basado en un nanomaterial capaz de manipular la luz para crear imĂĄgenes hologrĂĄficas de extrema fidelidad y en tres dimensiones. El concepto estĂĄ inspirado en pelĂ­culas clĂĄsicas de ciencia ficciĂłn, como la propia Star Wars.

La diferencia con otras tecnologĂ­as es abismal: mientras que los hologramas convencionales se basan en la intensidad de la luz y solo pueden representar imĂĄgenes en 2D, el novedoso nanomaterial utilizado en este sistema permite controlar las tres dimensiones de una proyecciĂłn de luz infrarroja —lo que harĂ­a posible ver una pequeña princesa Leia flotando en nuestra habitaciĂłn.

El mencionado nanomaterial es transparente, y estĂĄ compuesto por millones de diminutos pilares de silicio que son hasta quinientas veces mĂĄs delgados que un cabello humano. Los cientĂ­ficos demostraron que es posible estructurar esos pilares para que actĂșen como una pantalla de pĂ­xeles, proyectando una imagen hologrĂĄfica monocromĂĄtica de tres dimensiones, como este canguro rojo:

Imagen: Wang et al./Optica

El tamaño es, al mismo tiempo, una ventaja y un inconveniente. El dispositivo es tan pequeño y plano que podría caber en nuestros smartphones. Sin embargo, por ahora solo permite crear hologramas de entre 0,75 y 5 mm de ancho, así que tendremos que forzar mucho la vista para entender ese mensaje desesperado de socorro que nos trae R2-D2.

Advertisement

[Optica vĂ­a Science Alert]