Captura de pantalla: YouTube

Antes de ver lo que ocurre si cubres un vehĂ­culo por completo con medio millĂłn de cerillas y luego las prendes, mis felicitaciones a los chicos de Garage 54. El trabajo manual dedicado Ășnicamente a rellenar con cola el Lada para luego pegar las cerillas una a una es ya de por sĂ­ motivo de admiraciĂłn.

Como hemos visto en otras ocasiones, este canal ruso de un grupo de mecĂĄnicos no aspira a un premio nobel, pero es tremendamente adictivo llevando al lĂ­mite del absurdo los autos que entran por su garaje.

Advertisement

En la pieza que nos ocupa el vehículo que se cubre por completo con las 500.000 cerillas es un viejo Lada, una marca rusa muy famosa en el país por realizar modelos (entre ellos para la policía moscovita) económicos y de bajo consumo, aunque obviamente de prestaciones y diseños limitados pero funcionales.

Una vez que han terminado de cubrir el vehĂ­culo lo llevan a un terreno exterior y prenden las primeras cerillas. El resultado no es el esperado, no hay efecto dominĂł, y segĂșn los chicos de Gargage 54, esto se debe a que muchas de las cerillas estĂĄn demasiado juntas y no tienen el suficiente oxĂ­geno para conseguir un fuego decente.

Finalmente, y para ayudar a crear una llama consistente, se ayudan de un líquido inflamable capaz de generar por fin el fuego deseado. La prueba ha sido un completo fracaso. [Garage 54]