Nuestro planeta gira a una velocidad de 1.670 kil√≥metros por hora (medida en el ecuador. Si nos desplazamos a los polos, la velocidad que experimentaremos ser√° menor). Ahora bien, ¬ŅQu√© pasar√≠a si comenzara a girar m√°s r√°pido? El primer dato ya te quitar√° el sue√Īo: solo cuatro horas de descanso.

Antes de nada, precisar que nuestro planeta no cambia la velocidad de rotaci√≥n as√≠ como as√≠. Para que esta velocidad cambiara de forma apreciable tendr√≠amos que chocar contra un objeto masivo, en cuyo caso la velocidad de rotaci√≥n ser√≠a el menor de nuestros problemas. La Tierra, de hecho, no siempre ha girado a esta velocidad. Cuando comenz√≥ su formaci√≥n lo hac√≠a tan r√°pido que el d√≠a duraba solo cuatro horas. Hace millones de a√Īos, cuando los dinosaurios dominaban el planeta, los d√≠as eran de 22 horas. La velocidad de rotaci√≥n desciende desde entonces muy poco a poco debido al tir√≥n gravitatorio de la Luna, y seguir√° haci√©ndolo muy gradualmente durante los pr√≥ximos miles de millones de a√Īos.

Pero volvamos al planteamiento te√≥rico que nos proponen en RealLifeLore. ¬ŅY si acelerara al doble de su velocidad? Los cambios no son tan dram√°ticos como si se detuviera, pero tampoco son de los que se pueden pasar por alto. Para empezar, los d√≠as durar√≠an solo 12 horas, lo que alterar√≠a por completo los cliclos de sue√Īo y vigilia de todas las especies, incluidos nosotros. A nivel tecnol√≥gico, muchos sat√©lites como los GPS dejar√≠an de funcionar porque su movimiento en √≥rbita est√° adaptado a la velocidad de giro actual.

Más preocupante que esto sería que la fuerza de los huracanes en las regiones tropicales aumentarían de manera exponencial. De nuevo, una preocupación menor comparado con el nivel del mar. La fuerza centrífuga desplazaría el agua de los océanos hacia el ecuador. El nivel del mar en estas regiones subiría alrededor de 100 metros, anegando por completo países como Colombia o Venezuela, y dejando los puntos más altos como nuevas islas.

La acumulación de agua en el ecuador provocaría la aparición de un manto permanente de nubes en forma de anillo y posiblemente lluvias y tormentas permanentes en la zona. Sin contar los millones de personas que tendrían que desplazarse a otras latitudes, el ecuador se convertiría en una barrera muy difícil de atravesar que separaría los hemisferios norte y sur. El planeta en general sobreviviría a un cambio así, pero la vida para sus ocupantes no volvería a ser la misma. [RealLifeLore vía Popular Mechanics]