Se llama Thiago Lapp y juega normalmente con 90 milisegundos de ping, pero la lejanía de los servidores no impidió que este argentino de 13 años viajara a Nueva York para poner en un aprieto a jugadores tan reconocidos como Tfue.

Thiago, alias “King”, se clasificó para la Copa Mundial de Fortnite después de lograr un segundo puesto en las clasificatorias en solitario del servidor de Brasil, el más cercano a su casa. “Me voy a NY”, tuiteó. Tenía la edad mínima para participar en el campeonato y era la primera vez que salía de Argentina.

Según Clarín, King entrena de seis a ocho horas diarias después del colegio y quiere dedicarse profesionalmente a los eSports. Su carrera no ha podido empezar con mejor pie: quedó quinto en las finales en solitario del mundial de Fortnite que fue retransmitido en directo este fin de semana para millones de personas desde el estadio Arthur Ashe, donde se juega también el US Open.

Advertisement

King estuvo especialmente agresivo durante el torneo:

Advertisement

Hizo varias kills espectaculares:

Advertisement

Y eliminó al famoso streamer Tfue en una partida:

Advertisement

El argentino de 13 años logró 30 puntos y ganó un premio de 900.000 dólares, además del reconocimiento de algunos de sus ídolos:

Advertisement

La bandera de Argentina es la única representación latina en un top 10 liderado por Estados Unidos. El ganador de las finales en solitario es un estadounidense de 16 años llamado Kyle “Bugha” Giersdorf que destrozó a sus rivales con 59 puntos y se llevó a casa un premio de 3 millones de dólares.

Tanto Bugha como King entraron en el top 100 de los jugadores mejor pagados de la historia de los eSports:

Advertisement

A diferencia de Bugha, King no pudo contener las lágrimas: