Como parte del concurso anual de las mejores ilusiones ópticas de la Neural Correlate Society, un grupo de investigadores de Yale desarrollaron la ilusión que han llamado como “¿Quién está persiguiendo a quién?”. El error en tu cerebro al dar la respuesta es un reflejo de cómo funciona.

Veamos primero el vídeo: ¿qué están haciendo el punto rojo y el azul? ¿Quién está persiguiendo a quién sobre un mapa de Tokio?

La respuesta corta: ninguno. Al principio, parece que el punto rojo está persiguiendo al punto azul sobre el mapa. Después de 30 segundos, todo cambia y parece que es el punto azul el que está persiguiendo al punto rojo.

Pero no es así, como cuentan en la pieza visual. La ilusión se produce por el movimiento del mapa, no de los puntos. Los investigadores explican que al mover el mapa, nuestro cerebro engaña a nuestros ojos para que vean los puntos que se persiguen entre sí.

Cuando el mapa desaparece es más fácil de ver. Sin Tokio, el punto rojo está parado y el punto azul rebota al azar. Los investigadores que lo desarrollaron cuentan que la ilusión es una prueba de que, como humanos, damos intencionalmente a objetos inanimados actos humanos para que podamos relacionarnos mejor con ellos:

Las entidades animadas habitan el mundo, y así es su movimiento relativo al mundo (y no con respecto a nuestra retina) lo que determina si vemos una persecución. En otras palabras, vemos objetos inanimados basados ​​en la forma en que se mueve el resto del entorno, en este caso, el mapa.

Los objetivos principales de este estudio fueron identificar señales que desencadenan la percepción de perseguir, cuantificar su influencia y evaluar objetivamente la precisión de esta forma de percepción.

Advertisement

De esta forma, el estudio de esta ilusión “ayuda a comprender mejor la percepción sensorial y las enfermedades neurológicas”, finalizan los investigadores. [Insider]