Imagen: Historic Environment Scotland

Lo que vemos es obra de un artista forense que utiliz√≥ im√°genes en 3D para reconstruir un perro que vivi√≥ hace m√°s de 4.000 a√Īos. Un modelo completo, con los m√ļsculos, piel y cabello de forma extremadamente realistas, y todo gracias a los huesos encontrados en una tumba neol√≠tica en Escocia.

Para ello, Amy Thornton, us√≥ una impresi√≥n 3D de una tomograf√≠a computarizada del cr√°neo de la criatura. La dataci√≥n por radiocarbono de los huesos de perro desenterrados en la zona de Cuween hab√≠a demostrado anteriormente que los caninos se colocaron en la c√°mara m√°s de 500 a√Īos despu√©s de la construcci√≥n de la tumba, lo que sugiere que fueron enterrados en alg√ļn tipo de ritual.

Un proyecto que fue encargado por el Historic Environment Scotland (HES). Seg√ļn el investigador Steve Farrar:

Al igual que hoy son valiosas mascotas, los perros claramente tuvieron un lugar importante en el Neol√≠tico de Orkney, ya que fueron criados y entrenados como mascotas y guardias, y tal vez los granjeros los usaron para ayudar a cuidar las ovejas. Sin embargo, los restos descubiertos en Cuween Hill sugieren que los perros ten√≠an un significado especial para los granjeros que viv√≠an y usaban la tumba hace unos 4.500 a√Īos.

Tal vez eran su s√≠mbolo o t√≥tem. Si bien anteriormente se han hecho reconstrucciones de personas de la era neol√≠tica, no sabemos de ning√ļn intento anterior de reconstruir un animal de forma forense a partir de este momento. Observar a este perro nos ayuda a relacionarnos mejor con las personas que cuidaron y veneraron a estos animales, personas cuyo ingenio y sofisticaci√≥n hicieron de Orkney un lugar tan importante en el Neol√≠tico y que nos han dejado hoy con un legado de monumentos tan rico.

Advertisement

En cuanto al perro, el cr√°neo fue uno de los 24 descubiertos cuando se excav√≥ la c√°mara en Cuween Hill en 1901. Los investigadores explican que ten√≠a el tama√Īo de ‚Äúun gran collie‚ÄĚ y caracter√≠sticas similares a las de un lobo gris europeo. Tambi√©n creen que podr√≠a revelar informaci√≥n acerca de las pr√°cticas ceremoniales y el significado simb√≥lico de los caninos en el Neol√≠tico Tard√≠o, as√≠ como la aparici√≥n de perros dom√©sticos en el tercer milenio antes de Cristo.

Sea como fuere, la imagen de un perro que habit√≥ el planeta hace cerca de 4.500 a√Īos no es tan diferente a la de ahora. De hecho, dir√≠amos que es casi la misma. Nosotros, en cambio, no podemos decir lo mismo de nuestros antepasados. [BBC]