Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Samsung Galaxy Buds+, por fin unos auriculares discretos con batería para varios días

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Matías S. Zavia (GizmodoES)

Que los AirPods sean los auriculares inalámbricos más populares del mercado no significa que la competencia se haya quedado atrás. Samsung lleva cuatro años perfeccionando sus auriculares y este año ha lanzado un modelo que combina un diseño muy discreto con un sonido y una batería excelentes.

Advertisement

Los nuevos Samsung Galaxy Buds+ vienen con graves más profundos, micrófonos adicionales y soporte nativo de Spotify, pero destacan, sobre todo, por doblar en autonomía a los Galaxy Buds de 2019. Cada auricular aguanta una media de 11 horas, y el estuche de carga proporciona un ciclo extra de respaldo, así que puedes escuchar 22 horas de música antes de volver a cargarlos.

Advertisement

Su diseño es prácticamente idéntico al de los anteriores Galaxy Buds. Con un perfil redondeado y una aleta de tiburón que queda oculta tras el pliegue de la oreja, los Galaxy Buds+ están entre los auriculares más discretos que puedes comprar. Tanto los auriculares como el estuche son ligeros y muy compactos, pero el acabado en plástico brillante los convierte en un imán para las huellas.

Cada vez que abres el pequeño estuche, los Galaxy Buds+ se ponen en modo vinculación. Si hay un dispositivo de Samsung cerca, los detecta automáticamente y muestra una ventana emergente con la carga restante de cada auricular y del estuche. Si es la primera vez que sincronizas los auriculares, basta con darle al botón de conectar para empezar a usarlos. La conexión es inmediata. Los Galaxy Buds+ funcionan con Bluetooth 5.0 y tienen un alcance de 10 metros. Son compatibles con la mayoría de dispositivos iOS y Android, pero para que funcionen correctamente, tienes que descargar una aplicación de acompañamiento, ya sea Samsung Galaxy Buds+ en la App Store o Galaxy Wearable en Google Play.

Advertisement

Los Galaxy Buds+ vienen con tres pares de asas y tres pares de almohadillas de silicona de distintas tallas. Las que están ya ajustadas a los auriculares son de talla mediana, pero deberías probar diferentes combinaciones (incluso un tamaño diferente para cada oreja) hasta encontrar la que mejor se ajuste a tu anatomía. De lo contrario, no vas a escuchar todo el rango de sonidos, ni a experimentar el aislamiento que deberían proporcionarte los in-ear. En cuanto a las asas, son unas puntas de silicona con forma de aleta de tiburón que facilitan la fijación de los auriculares a la oreja, por ejemplo para hacer deporte.

Una cosa que echo en falta en los Galaxy Buds+ es una utilidad de software que compruebe si esté usando el tamaño de almohadilla adecuado. Apple hizo algo parecido con los AirPods Pro, y Samsung podría implementarlo también aprovechando los micrófonos de los auriculares, pero sospecho que no lo hará hasta que saque una versión más avanzada con cancelación de ruido.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado

Aunque aíslen bastante, los Galaxy Buds+ no cuentan con cancelación de ruido activa. Tienen seis micrófonos (dos externos y uno interno en cada auricular), que no se usan para suprimir el ruido de ambiente, sino lo contrario. Vienen con un modo ambiental que amplifica el ruido externo con tres niveles de volumen, como un sonotone. Sirve, por ejemplo, para evitar que te atropelle un coche cuando vas caminando por una calle transitada. Y por supuesto, hay un botón de apagado para volver a aislarte cuando ya no necesitas estar atento al entorno.

Advertisement

Sin embargo, los micrófonos adicionales también están ahí para mejorar la claridad de las llamadas en entornos ruidosos. Los dos externos funcionan en conjunción con el micrófono interno para capturar tu voz por encima del ruido ambiental. El modo ambiente se desactiva solo durante la llamada y se vuelve a activar cuando esta termina. Cada auricular tiene su propio conjunto de micrófonos adaptativos, así que puedes hacer las llamadas indistintamente con el izquierdo, con el derecho o con dos los.

En cuanto a la calidad del sonido, los pequeños Galaxy Buds+ han pasado de un altavoz a dos: un tweeter para los agudos y un woofer para los graves. Esta nueva configuración de dos vías ha mejorado la respuesta en frecuencia de los auriculares, particularmente en los graves, que ahora son más potentes, pero también con menos distorsión en las notas altas. El sonido viene afinado por AKG, pero puede ser aún más claro (menos “metálico”) si cambias el preajuste por defecto del ecualizador por la opción de “ecualización dinámica”.

Advertisement

La parte externa de los Galaxy Buds+ es una superficie táctil que te permite controlar la reproducción y otras funciones del teléfono mediante gestos. Toca una vez para reanudar la reproducción o pausarla. Toca dos veces para pasar a la siguiente canción, responder a una llamada o finalizarla. Toca tres veces para volver a la canción anterior. Mantén pulsado para acceder a una función personalizada, que puede ser invocar al asistente de voz (ya sea Bixby, Google Assistant o Siri), activar el sonido ambiental, abrir Spotify y bajar o subir el volumen. Bajar el volumen con el auricular izquierdo y subirlo con el derecho ha demostrado ser la función más útil en mi caso (no necesito llamar al asistente o abrir Spotify tantas veces como necesito controlar el volumen de un vídeo, un podcast o una canción).

Los gestos son quizá la parte más frustrante de estos Galaxy Buds+. Samsung ha diseñado unos auriculares tan minimalistas que es prácticamente imposible ajustarlos en el oído sin pausar una canción, colgar una llamada o invocar al asistente de voz. Por muy sujetos que estén a la oreja, se acaban desplazando con el movimiento, y es frecuente empujarlos con el dedo para acabar activando alguna función no intencionada. Los paneles táctiles son extremadamente sensibles. Por otro lado, y como ocurre con muchos in-ear, los auriculares no son especialmente cómodos para un uso prolongado (recemos por que los Galaxy Buds de botón se hagan realidad).

Advertisement

Otro punto negativo es que no son resistentes al agua. Cuentan con un grado de protección IPX2, lo que significa que soportan el sudor de una sesión de cardio, pero no pueden sumergirse. Para limpiarlos, el manual recomienda un cepillo. Y créeme, si te compras los blancos vas a querer limpiarlos con frecuencia.

Advertisement

Claro que esas pequeñas frustraciones se compensan con algunos extras más agradecidos, como la carga rápida inalámbrica. El estuche se puede cargar sobre cualquier base de carga Qi, además de los teléfonos de Samsung con la función PowerShare. Si no tienes una base de carga inalámbrica o un teléfono con carga inalámbrica inversa, puedes usar un conector USB-C. Según Samsung, tres minutos de carga equivalen a una hora de reproducción.

La circuitería interna de los auriculares también ha mejorado. Los Galaxy Buds+ recuerdan los dispositivos a los que han estado vinculados y saltan de uno a otro a otro en un segundo. No es una conexión multipunto, en el sentido de que no basta con empezar a usar otro dispositivo para que los auriculares empiecen a sonar (a menos que todos tus dispositivos sean de Samsung), pero sí es un proceso rápido y sin fricciones (en Android basta con abrir la aplicación para que se desconecte del otro dispositivo y se conecte al nuevo).

Advertisement

Por último, otra de las novedades de firmware del modelo de este año es la baja latencia. Además de añadir soporte de AAC para iOS, los Galaxy Buds+ incluyen un “modo juego” que minimiza el retraso del audio para la gente que quiera usarlos con juegos que requieran mucha precisión o buenos reflejos. Es un modo opcional que hay que activar bajo el menú Lab de opciones experimentales.

En resumen

  • Son pequeños, discretos y suenan muy bien
  • No tienen cancelación de ruido activa
  • Compatibles con Spotify, Google Assistant y Siri
  • Doble altavoz en cada auricular = bajos más potentes
  • Tres micrófonos = llamadas más nítidas
  • Puedes hablar con cualquiera de los dos auriculares
  • La batería (auriculares + estuche) dura 22 horas en total
  • Con carga inalámbrica y baja latencia para juegos

Los Galaxy Buds+ son los cuartos auriculares completamente inalámbricos de Samsung por detrás de los Gear IconX de primera y segunda generación y los Galaxy Buds de primera generación, que siguen estando a la venta. Los nuevos Galaxy Buds+ se pueden encontrar en amarillo, negro, rosa, blanco o azul desde 140 dólares / 150 euros. Los colores disponibles dependen del país de venta.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter