El Galaxy S10 y el Galaxy S10+, de izquierda a derecha.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Todos los que hemos tenido un smartphone conocemos lo molesto que resulta instalar el protector de pantalla, y el desespero que ocasiona que tras varios intentos, muchos minutos y muchĂ­sima paciencia, aĂşn asĂ­ te queden burbujas de aire entre el protector y la pantalla. El Galaxy S10 no sufre de este problema.

A Samsung se le ha ocurrido la gloriosa idea de incluir un protector de pantalla instalado de fábrica en los nuevos Galaxy S10 y Galaxy S10+. En el olvido quedaron esos plásticos protectores que incluían los primeros Galaxy S y Galaxy Note, llenos de logos y palabras que hacían fuera imposible usarlos así sea como protector provisional mientras comprabas uno. Ahora, los nuevos S10 y S10+ llegan con un protector de pantalla y listos para viajar en tu bolsillo.

Esto no se debe a que Samsung quiere evitarte la molestia de instalarlo; en cambio, tiene que ver con el lector de huellas integrado debajo de la pantalla de estos teléfonos. No todos los protectores de pantalla comunes que se encuentran en las tiendas son compatibles con la tecnología detrás del lector de huellas ultrasónico del S10, por lo que Samsung ha decidido incluir uno de fábrica. El único de los nuevos Galaxy que no lo incluye es el Galaxy S10E, debido a que esta versión no tiene el lector de huellas de bajo de la pantalla.

De cualquier forma, e indiferentemente de lectores ultrasónicos bajo paneles, más fabricantes deberían considerar hacer lo mismo y ahorrarle la molestia de instalarlo a los usuarios, así sea de forma temporal. El protector de los Galaxy es de plástico, no de cristal, así que es más propenso a rayarse, pero al menos te hará la vida más fácil por un tiempo considerable. [Samsung vía Verge]