GIF: Matías S. Zavia (Gizmodo en Español)

Tanto el Galaxy S10 como el S10+ incorporan un lector de huellas ultrasónico bajo la pantalla. Es rápido, fiable e invisible.

Hasta hace poco, los usuarios vivíamos en paz y armonía con nuestros lectores de huellas capacitivos, pero ocupaban demasiado espacio en la parte frontal del teléfono y los fabricantes buscaron alternativas:

  1. Mover el sensor a la parte de atrás o el lateral del teléfono.
  2. Reconocer el iris o la cara del usuario con la cámara frontal y un proyector de infrarrojos.
  3. Integrar el lector de huellas bajo la propia pantalla, ya sea mediante un sensor capacitivo, óptico o ultrasónico.

El lector de huellas por ultrasonidos (que detecta la forma de la huella en 3D gracias a un generador de ondas acústicas) era hasta hace poco el más experimental de todos, pero fabricantes como Vivo, Huawei, OnePlus y Xiaomi lo incorporan en sus últimos teléfonos. Ahora Samsung se suma a la moda, y está tan satisfecha con el resultado que ha eliminado el lector de iris en los nuevos Galaxy S10 para centrarse en un solo sensor biométrico.

Lo he podido probar esta tarde. El lector de huellas ultrasónico desbloquea los nuevos teléfonos casi al instante si la pantalla está encendida y en un segundo si la pantalla está apagada. Se acerca mucho a un sensor de huellas convencional.

Advertisement

El lector de huellas bajo la pantalla está disponible en el Galaxy S10 y el S10+ (el Galaxy S10e incluye un sensor capacitivo en el botón de encendido, que está en el lateral). Según Samsung, es la primera tecnología de este tipo que ha recibido certificación en todo el mundo de FIDO Alliance Biometric Component, lo que permite usarlo para pagar con Samsung Pay.