El Galaxy Gear utiliza un puñado de aplicaciones que Samsung ha adaptado para que funcionen en su pequeña pantalla. Sin embargo, el sistema operativo de base de este smartwatch sigue siendo Android así que, en teoría, se debería de poder instalar cualquier cosa. En la práctica también. Ya lo han conseguido, y no es muy complicado.

Advertisement

Ron Amadeo, de Ars Technica, nos muestra como llevar a cabo este proceso. Básicamente, hay que activar el modo de depuración por USB en el smartwatch. Después, basta con instalar las aplicaciones directamente desde un ordenador y sin pasar por Google Play. Para ello hay que tener instalado el kit de desarrollo de software de Android y el ADB (Android Debugging Bridge). Para tener instaladas directamente aplicaciones del núcleo de Android como Gmail o YouTube ya es necesario poner el dispositivo en modo administrador mediante un root.

La conexión del reloj, sin embargo, sigue capada para conectarse sólo mediante la aplicación para Samsung Galaxy Note. En otras palabras, las aplicaciones de Android que instalemos no tendrán acceso a internet. Eso nos deja sólo con la opción de instalar algunas aplicaciones o juegos que funcionen sin conexión. Candy Crush, por ejemplo, funciona, pero Angry Birds es demasiado para el limitado hardware del reloj. [Ars Technica]