GIF: SpaceX

Los que siguieron en directo el pen√ļltimo lanzamiento de SpaceX se llevaron una decepci√≥n cuando el ingeniero Michael Hammersley anunci√≥ que esta vez no emitir√≠an im√°genes desde la segunda etapa del cohete por restricciones de la Administraci√≥n Nacional Oce√°nica y Atmosf√©rica de Estados Unidos (la NOAA).

La emisi√≥n finaliz√≥ sin m√°s, disparando los rumores. Al principio se pensaba que pod√≠a deberse a un asunto de seguridad nacional, pero los diez sat√©lites Iridium que se pusieron en √≥rbita aquel d√≠a no ten√≠an nada que ver con el Pent√°gono. La explicaci√≥n es mucho m√°s simple, y tiene que ver con una ley de hace 26 a√Īos.

En un comunicado en su web, la NOAA explica que la Ley del Programa Espacial Nacional y Comercial ‚Äúrequiere una licencia comercial para tomar im√°genes de la Tierra desde una √≥rbita terrestre‚ÄĚ. Como SpaceX tiene varias c√°maras en la segunda etapa del Falcon 9, que t√©cnicamente alcanza una √≥rbita terrestre, la ley exige que la compa√Ī√≠a obtenga una licencia para emitir desde el espacio.

Si bien estas regulaciones se promulgaron para evitar que cualquiera lance sus propios sat√©lites esp√≠a, SpaceX lleva ocho a√Īos emitiendo sus lanzamientos sin licencia, y casi siempre muestra la Tierra en segundo plano. ¬ŅPor qu√© no pudo hacerlo esta vez? ¬ŅQu√© cambi√≥? Esa es la parte de la historia que nos falta.

Hay quien sugiere que SpaceX est√° en el punto de mira de la NOAA desde que lanz√≥ un Tesla Roadster al espacio con im√°genes de la Tierra que dieron la vuelta al mundo. Pero la NOAA desmiente esa versi√≥n asegurando que no estaba al tanto de los lanzamientos anteriores de SpaceX y que fue la compa√Ī√≠a de Elon Musk la que contact√≥ contact√≥ con ellos para preguntar si hac√≠a falta licencia.

Advertisement

‚ÄúNuestra oficina es extremadamente peque√Īa, y hay muchas cosas que se nos escapan‚ÄĚ, explica Tahara Dawkins, directora de la Oficina de Asuntos Regulatorios de Teledetecci√≥n Comercial (CRSRA) de la NOAA. ‚ÄúLa responsabilidad recae en las empresas, que deben visitarnos y obtener una licencia cuando sea necesario. Fue SpaceX la que se acerc√≥ a la NOAA. No fue la NOAA quien fuey dijo ¬ęoye, ten√©is que parar, necesit√°is una licencia¬Ľ‚ÄĚ.

Fuera como fuese, SpaceX solicit√≥ la famosa licencia cuatro d√≠as antes del lanzamiento y la obtuvo, pero demasiado tarde. ‚ÄúSeg√ļn la ley, la Oficina tiene 120 d√≠as para tomar una decisi√≥n sobre una solicitud de licencia‚ÄĚ, explica Dawkins. Ahora la compa√Ī√≠a trabaja en obtener una licencia completa para que sigamos viendo im√°genes de la Tierra en sus pr√≥ximos lanzamientos.