Advertisement

Una mujer destroza una obra valorada en 200 mil dólares tratando de hacerse un selfie en una exhibición

Es una de esas situaciones que te marcan de por vida. El selfie no está mal visto, pero ser la persona que trató de hacerse un selfie en una exhibición y destrozar una obra valorada en 200.000 dólares, es un estigma difícil de borrar en una época como la actual. Si además existe vídeo, ya no hay vuelta atrás.