Imagen: Taylor Swift (AP)

Tal y como explica en un artículo Rolling Stone, cuando Taylor Swift dio un concierto en el Rose Bowl el pasado mes de mayo, el equipo de la cantante implementó un nuevo e innovador sistema durante el directo: tecnología para hacer un seguimiento de los posibles acosadores.

Seg√ļn el medio, durante la actuaci√≥n se instal√≥ una tienda peque√Īa desde donde se estaban reproduciendo los clips del concierto. Sin embargo, lo que mayor parte del p√ļblico no sab√≠a es que una peque√Īa c√°mara oculta detr√°s de la tienda era una c√°mara de reconocimiento facial que estaba tomando fotos y transfiri√©ndolas a un ‚Äúpuesto de mando‚ÄĚ con sede en Nashville.

Luego, esas im√°genes pasaban a verificarse con una base de datos de la aparentemente gigantesca lista de acosadores con los que cuenta Swift, una que al parecer asciende a cientos seg√ļn la publicaci√≥n. Como explic√≥ Mike Downing, director de seguridad de Oak View Group y una de las personas que estuvo viendo en acci√≥n la tecnolog√≠a:

Todos los que pasaban se detenían y lo miraban, y el software entonces comenzaba a funcionar.

Aunque el uso de esta tecnolog√≠a sigue siendo ‚Äúinteligente‚ÄĚ, ya no solo para acosadores, sino para la detecci√≥n de posibles actos terroristas, no deja de ser espeluznante y abierto al debate, ¬Ņc√≥mo se verifica que esas im√°genes no se almacenar√°n o se podr√°n utilizar en el futuro? [Rolling Stone]