Imagen: David Berry (AP)

Aunque las autoridades no saben cu√°ntos ciervos mataron ilegalmente, durante nueve a√Īos, David Berry y sus dos hijos los cazaban por la noche para luego cortarles la cabeza y las astas, dejando los cuerpos en descomposici√≥n donde ca√≠an. Su condena ahora resulta ins√≥lita.

Seg√ļn ha explicado a los medios Randy Doman, jefe de divisi√≥n del Departamento de Conservaci√≥n de Missouri:

Tomar solo las cabezas es la versi√≥n de esta gente de obtener un ‚Äėtrofeo‚Äô y dejar el cad√°ver atr√°s es simplemente una idea del √ļltimo momento. Aunque hay algunos casos donde los cazadores furtivos van tras las astas con fines de lucro, con este grupo fue m√°s sobre la emoci√≥n de la matanza en s√≠ misma.

Lo que ha resultado ins√≥lito es la decisi√≥n del juez del Condado de Lawrence, Robert George, quien aparentemente espera que Disney ofrezca un poco de esa magia que tienen por slogan y haga ver a Barry que sus acciones son despreciables. Seg√ļn los registros judiciales, en el a√Īo que le espera entre rejas:

Berry debe ver la pel√≠cula de Walt Disney ‚ÄėBambi‚Äô, siendo la primera visualizaci√≥n en o antes del 23 de diciembre de 2018, y al menos una vez cada mes a partir de entonces, durante el encarcelamiento del acusado en la c√°rcel del condado de Lawrence.

Posiblemente, el juez espera que ‚Äúesa escena‚ÄĚ que ha traumatizado a generaciones de ni√Īos, y que tiene a la madre de Bambi como protagonista, ayude a Berry a transformarse en un amante de la naturaleza.

Advertisement

Lo cierto es que, aunque existen ciertas restricciones, los jueces en Estados Unidos generalmente tienen libertad para imponer condiciones que van desde rezar hasta acudir a clases de manejo de la ira o el tratamiento de drogas. Por supuesto, esto ha dado pie a que algunas veces se vuelvan creativos, o quiz√°s demasiado, como en el caso de George. [The Washington Post]