Hace unos años, Jamie Edwards gastó sus ahorros en un capricho muy particular: un contador Geiger. Hoy, este británico de 13 años ha batido el récord mundial como la persona más joven en construir su propio reactor de fusión doméstico. El anterior récord estaba en 14 años.

Edwards es lo que se conoce como un Fusioneer. Este término designa al puñado de individuos que dedican su tiempo de ocio al poco habitual hobbie de construir reactores nucleares csaseros. En el caso de Edwards, su colegio en la localidad de Preston le dotó de una beca de 2.000 libras (unos 3.400 dólares) después de leer el documento en el que describía el proyecto.

Tras meses de pruebas, hoy este futuro ingeniero ha logrado colisionar dos átomos de hidrógeno, generando helio, y sumándose a una prometedora carrera, quizá, en la energía nuclear. [BBC]