Juego, rivalidad infantil, y una precoz pasión por la astronomía. Eso es lo que ha llevado al niño canadiense Nathan Gray a convertirse en el más joven descubridor de una nueva supernova. Además, Nathan (en la foto) ha batido el récord que alcanzó hace unos años su propia hermana Kathryn Aurora Gray, que descubrió su propia supernova cuando era sólo 33 días más mayor que él.

Aparte de con radiotelescopios y suerte, la otra manera de descubrir supernovas es revisar con infinita paciencia fotografías del universo para encontrar la diferencia. En otras palabras, el momento en el que en una imagen no aparece nada para, en una foto de unos momentos después, encontrar un punto de luz muy brillante. Eso ha sido exactamente lo que ha descubierto Nathan Gray escudriñando imágenes tomadas desde el Observatorio Abbey Ridge de Nueva Escocia.

Advertisement

La Supernova no es la explosión estelar que los astrónomos esperan que se produzca en nuestra propia galaxia en algún momento de los próximos cincuenta años. Este evento es considerablemente más antiguo. Nos separa de él unos 600 millones de años luz. La explosión ha sido catalogada provisionalmente como PGC 61330 mientras los astrónomos la analizan con instrumentos más avanzados. [Universe Today]