Una de las ideas más extendidas en torno al hundimiento del Titanic es que el barco "tuvo muy mala suerte" al echarse al mar en 1912. La razón es que ese año la presencia de icebergs en el Atlántico Norte era inusitadamente alta. Un nuevo estudio publicado por investigadores británicos de la Universidad de Sheffield pone en duda esa teoría.

La conveniente teoría de la mala suerte, comenzó a circular de boca de los mismos oficiales que investigaban la tragedia en la época, que aseguraron al New York Times que la presencia de Icebergs ese año había sido extremadamente alta debido a un invierno con temperaturas más elevadas. Estudios posteriores incluso plantearon la hipótesis de que la luna estuvo muy próxima a la Tierra aquel año, lo que provocó unas pleamares más intensas de lo normal que arrancaron más hielo de Groenlandia.

El nuevo estudio de Sheffield cuestiona esas hipótesis. Grant Bigg y David Wilton han estudiado los datos marítimos y de las guardias costeras relativos a icebergs desde 1900 hasta hoy. El objetivo era determinar la cantidad de icebergs que sobrepasan el paralelo 48 Norte. Esa línea imaginaria es un buen indicativo de qué nivel de amenaza ofrecen los icebergs cada año. De hecho, El Reino unido está por encima de esta marca, y parte de la ruta del Titanic tenía que surcar esas latitudes. A la postre, el encuentro que lo echó a pique sucedió a 41 grados de latitud norte (41°43′55″N 49°56′45″O para ser exactos).

Advertisement

UbicaciĂłn del Paralelo 48 [Wikipedia y Google Maps]

Según los investigadores, 1912 fue un año con muchos icebergs, pero está muy lejos de ser tan extraordinario como apuntaban los investigadores. 1909, por ejemplo, registró más icebergs, y la década entre 1991 y 2000 fue la que más masas de hielo flotantes ha conocido en la historia. Los años anteriores y posteriores a 1912 también estuvieron llenos de icebergs que navegaban por latitudes muy poco septentrionales. En el caso del Titanic, la imprudencia y el exceso de confianza probablemente fueron mayores que la mala suerte. [Universidad de Sheffield vía BBC]