Hace un mes cont√°bamos la terrible tortura animal que sufren los osos en las granjas de bilis. La vida de Hai Chan pod√≠a haber seguido el tr√°gico final que tienen muchos de estos osos, sin embargo, 10 a√Īos despu√©s de su cautiverio, ha sido recatado. El animal ha experimentado la luz del sol por primera vez.

Hai Chan, un oso negro asi√°tico, fue liberado el pasado mes de noviembre por la organizaci√≥n Four Paws. Cuando acudieron al recinto el animal llevaba 10 a√Īos encerrado en un jaula de una granja de bilis, toda una vida, y le hab√≠an amputado las dos patas delanteras.

Advertisement

Cultivar bilis de oso es terriblemente cruel e ilegal en muchas partes del mundo. Se trata de un ingrediente popular en la medicina tradicional china, y se estima que su comercio genera un negocio estimado de 2 mil millones de d√≥lares anuales, de un estimado de 12.000 osos, todos mantenidos en cautiverio a pesar de que existen alternativas sin ning√ļn tipo de crueldad.

El componente m√°s importante de la bilis del oso es el √°cido ursodesoxic√≥lico (de hecho, son los √ļnicos mam√≠feros que lo producen en cantidades significativas). Un l√≠quido que, si bien se ha demostrado en investigaciones que es eficaz contra algunas dolencias (como ciertas enfermedades hep√°ticas), la medicina tradicional china la prescribe para muchas otras cosas, desde el dolor de garganta hasta la epilepsia o tipos de c√°ncer.

Un osos en cautiverio en una granja de bilis. WC

Advertisement

Existen dos formas de adquirir la bilis actualmente: o matar a un oso en la naturaleza y cortar su vesícula biliar, o acudir a las llamadas granjas de bilis de oso donde drenan repetida y constantemente las vesículas biliares de los animales en cautiverio.

Este segundo caso se asemeja a una casa de los horrores. Para cultivarlo, los osos generalmente se mantienen en peque√Īas jaulas en las que no pueden pararse o darse la vuelta, y con una f√≠stula permanente abierta o un cat√©ter insertado para extraer la bilis, por lo general por alguien sin entrenamiento veterinario.

Los osos se suelen capturar en la naturaleza cuando son unos cachorros, sus madres son asesinadas por cazadores furtivos, y los mantienen medio muertos de hambre, deshidratados, y con frecuencia est√°n enfermos y les faltan dientes al masticar las barras de sus jaulas.

Advertisement

En el caso de Hai Chan (y como muchos otros), en ocasiones se les amputan las patas delanteras para hacer vino de pata de oso, una especie de bebida ex√≥tica ‚Äúde lujo‚ÄĚ que se prepara sumergiendo la extremidad cortada en alcohol.

Cuando Hai Chan fue rescatado estaba en unas condiciones miserables, además de las patas amputadas, el animal tenía agrandamiento de las glándulas suprarrenales, desnutrición, heridas de los numerosos procedimientos dolorosos de extracción de bilis y trastornos de estrés.

Tras su liberaci√≥n, el animal fue trasladado a un santuario en Vietnam donde dsifruta de una nueva vida. Los veterinarios de su nuevo hogar lo han cuidado durante seis semanas antes de que estuviera lo suficientemente preparado como para aventurarse al aire libre en la seguridad de su recinto. Seg√ļn la veterinaria Szilvia Kalogeropoulu:

En el momento en que se abrieron las puertas del recinto y Hai Chan sac√≥ su nariz de la casa, todo nuestro equipo se llen√≥ de emoci√≥n. Fue la primera vez que camin√≥ sobre la hierba y experiment√≥ la luz del sol. A pesar de perder sus dos patas delanteras, pod√≠a caminar sobre los planos de sus patas delanteras y sobre sus mu√Īones. Siempre hemos confiado en que caminar√≠a y enfrentar√≠a su discapacidad, pero es un milagro que haya desarrollado la fuerza para hacerlo tan r√°pido.

Advertisement

Hai Chan parece haberse adaptado muy r√°pido a su nueva vida y entorno, y probablemente muy pronto pueda socializar con otros osos. Su historia es un rayo de esperanza tras los anuncios que durante a√Īos ha prometido el gobierno de Vietnam. En el 2017 prometieron que, ahora s√≠, pondr√≠an fin a una de las formas de tortura animal m√°s escalofriantes e inhumanas que existen, la cr√≠a de bilis de oso. [ScienceAlert, FourPaws]