Imagen: Pixabay

Si tienes hijos y ya tienen cierta edad, seguramente disponen de un móvil. Si tienen un móvil, más tarde o más temprano comenzarán a buscar excusas sobre las causas que imposibilitaron que te respondieran a tus mensajes o llamadas. Un padre ha creado la app definitiva: ReplyASAP.

Básicamente, Nick Herber, un genio para muchos en estos momentos (la app ya lleva más de 100.000 descargas), ha inventado una herramienta que inutiliza el teléfono del hijo hasta que le llame. Según el hombre:

La idea nació de frustraciones personales con las aplicaciones de mensajería actuales después de que le compré a mi hijo Ben un teléfono. Sin embargo, lo que pensé que era una solución se convirtió en un problema diferente. Cuando trato de contactar con él, rara vez responde, ya sea porque no escucha el teléfono o porque (y finalmente he tenido que admitirlo) puede sentirse avergonzado de hablar con su padre cuando está con sus amigos.

Hay aplicaciones de mensajería que muestran cuándo llega y cuándo se ha leído un mensaje, pero el punto es que el mensaje se puede ignorar o no ver. Entonces, ReplyASAP es mi solución a este problema.

Imagen: ReplyASAP

El nombre del invento ya dice a las claras de qué va: responder tan pronto como sea posible. Y es que esta app gratuita con opción a pago con más funcionalidades (por ahora solo en Android) “congela” la pantalla del teléfono y el único modo de conseguir que se restaure es devolviendo una llamada telefónica o mensaje a la figura paterna.

Advertisement

Imagen: ReplyASAP

La aplicación también hace que un mensaje sea audible con un sonido de alarma incluso si el destinatario tiene su teléfono en silencio. También le da al remitente del mensaje la ubicación del destinatario.

Advertisement

Por su parte, al destinatario no se le permite participar en ninguna actividad en su teléfono hasta que interactúe con el mensaje del remitente que le aparece en pantalla, esencialmente “bloqueando” o “congelando” el dispositivo mientras tanto.

Imagen: ReplyASAP

Advertisement

La app ha sido acusada de fomentar el acoso, no sólo entre niños, sino entre posibles parejas. Para Herbert no hay problema si existe conformidad “mi app no se debe imponer, debe existir un acuerdo entre dos personas”. De hecho, la construyó con su propio hijo:

“Durante el proceso de desarrollo hablé con Ben y le mostré los diseños y lo que pensaba detrás de la aplicación, y a él le gustó la idea porque sabía que si recibe uno de estos mensajes, siempre lo escuchará y sabrá que es importante”, zanja el padre. [Mirror]