Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Una ballena logra el récord de permanecer bajo el agua durante 3 horas y 42 minutos

Una ballena picuda de Cuvier (no el mismo individuo descrito en el nuevo estudio)
Una ballena picuda de Cuvier (no el mismo individuo descrito en el nuevo estudio)
Imagen: NOAA

Los biólogos marinos están asombrados después de que un zifio de Cuvier contuviera la respiración durante casi cuatro horas durante una inmersión profunda. La observación inesperada muestra que hay mucho que aprender sobre estas ballenas de tamaño mediano.

Advertisement

Científicos de la Universidad de Duke y el Colectivo de Investigación de Cascadia registraron la increíble inmersión durante las observaciones de campo frente a la costa de Cape Hatteras, Carolina del Norte, en 2017. En la primera de dos inmersiones épicas, la ballena picuda de Cuvier, con la etiqueta ZcTag066, permaneció bajo el agua durante casi tres horas. Una semana después, la ballena se superó a sí misma, aguantando la respiración durante tres horas y 42 minutos.

No lo creíamos al principio, porque después de todo son mamíferos, y cualquier mamífero que pase tanto tiempo bajo el agua parecía increíble”, dijo Nicola Quick, autora principal del nuevo estudio y bióloga de la Universidad de Duke, en un correo electrónico.

Advertisement

Las observaciones récord ocurrieron en medio de un estudio de cinco años, en la que Quick y sus colegas midieron el tiempo que les toma a los zifios de Cuvier (Ziphius cavirostris) realizar sus inmersiones profundas de alimentación. Durante estas inmersiones, las ballenas se aventuran a profundidades superiores a 3.000 metros y cazan calamares y peces de aguas profundas. Desafortunadamente, las dos grabaciones de ZcTag066 tuvieron que ser excluidas del conjunto de datos primarios de los investigadores “porque fueron registradas 17 y 24 días después de una exposición conocida [de una hora] a una señal de sonar activa de frecuencia media de la Marina”, según escribieron los autores en el estudio, añadiendocque estas dos inmersiones extremas “son quizás más indicativas de los verdaderos límites del comportamiento de buceo de esta especie”. Es posible que la exposición al sonar haya alterado los hábitos normales de buceo de la ballena, pero los investigadores no lo saben.

Al entrar en el estudio, los científicos habían estimado una duración máxima de 33 minutos para las inmersiones profundas, después de lo cual las ballenas necesitan resurgir y tragar algo de oxígeno atmosférico precioso, o reanudar la “respiración anaeróbica”, en el lenguaje de los investigadores. El equipo realizó observaciones de campo para probar esta suposición y medir el tiempo que les toma a estas ballenas dentadas recuperarse una vez en la superficie. Los detalles de su trabajo se publicaron hoy en el Journal of Experimental Biology.

Advertisement

Los zifios de Cuvier son esquivos y asustadizos, habiendo desarrollado estrategias fascinantes para evitar a los depredadores, a saber, las orcas. Por tanto, fue un desafío para el equipo colocar sus etiquetas vinculadas por satélite en las ballenas.

Debido a que los animales pasan tan poco tiempo en la superficie, necesitábamos mares en calma y observadores experimentados para buscarlos”, dijo Quick en un comunicado de prensa, y agregó que “el período promedio que pasan en la superficie es de aproximadamente dos minutos, por lo que obtener una marca en [ellos] requiere una tripulación dedicada y una embarcación maniobrable”.

Advertisement
Un zifio de Cuvier etiquetada en su aleta dorsal.
Un zifio de Cuvier etiquetada en su aleta dorsal.
Imagen: Andrew Read/Duke University

Los investigadores lograron etiquetar a 23 ejemplares, con observaciones de campo en curso desde 2014 hasta 2018. En total, los científicos registraron más de 3.600 inmersiones de búsqueda, cuya duración media se registró en 59 minutos. Las inmersiones más cortas duraron solo 33 minutos, pero la inmersión más larga (excluyendo la de ZcTag066) se registró a las 2 horas y 13 minutos.

Advertisement

Con estos datos en la mano, los investigadores tuvieron que revisar sus modelos. Repasaron los patrones de retención de la respiración y las habilidades de otros mamíferos acuáticos, lo que llevó a una nueva estimación de 77,7 minutos. Obviamente, esto todavía estaba muy por debajo de sus observaciones de campo, ya que el 5% de las inmersiones excedieron este límite aparente.

Claramente, a los científicos les falta algo sobre estas ballenas y las habilidades únicas que les permiten estancias prolongadas bajo el agua. Este hecho se hizo aún más evidente cuando el equipo analizó el tiempo de recuperación de las ballenas, es decir, el tiempo que pasaban en la superficie después de una larga inmersión de búsqueda de alimento en preparación para una inmersión posterior.

Advertisement

Es lógico que, después de una inmersión superlarga, un zifio de Cuvier quiera relajarse en la superficie un poco para reponer su suministro de oxígeno y descansar sus músculos cansados. Curiosamente, esta suposición no concuerda con las observaciones de campo, ya que no surgió un patrón claro de los datos. Por ejemplo, una ballena que se zambulló durante 2 horas necesitó solo 20 minutos de descanso antes de regresar por más, mientras que otra ballena, después de bucear durante 78 minutos, permaneció en la superficie durante 4 horas antes de volver a alimentarse. El nuevo estudio plantea más preguntas de las que responde.

Le preguntamos a Quick cómo es posible que estos mamíferos permanezcan bajo el agua durante tanto tiempo.

Advertisement

Estos animales están realmente adaptados al buceo, por lo que tienen mucha mioglobina en sus músculos, lo que les ayuda a retener más oxígeno en sus cuerpos”, respondió. “También pueden reducir su gasto de energía optimizándose para bucear, y creemos que reducen su tasa metabólica. Es probable que también tengan muchas otras adaptaciones que todavía no comprendemos del todo, como la posibilidad de reducir su frecuencia cardíaca y restringir el movimiento del flujo sanguíneo a los tejidos”.

En cuanto a por qué algunas de las inmersiones duraron tanto, los autores dijeron que las ballenas pueden haber estado disfrutando de su tiempo en áreas ricas en comida o reaccionando a una amenaza percibida, como una perturbación del ruido (Marina de los EE. UU., te estamos mirando).

Advertisement

Un aspecto alentador de este estudio es cuánto queda por aprender sobre estos mamíferos acuáticos. Claramente, se trata de un caso de biología que supera nuestras expectativas, lo que solo puede describirse como emocionante.

Share This Story

Get our newsletter