Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Charlotte Morrison, a la izquierda, en su imagen de perfil de Facebook
Charlotte Morrison, a la izquierda, en su imagen de perfil de Facebook
Foto: Charlotte Morrison (Facebook)

Cuando Charlotte Morrison decidió redecorar una de las habitaciones de su casa, empezó por lo que cualquier persona que haya estado en Inglaterra habría hecho en primer lugar: arrancar el papel pintado de la pared. Lo que no esperaba era encontrar un divertido mensaje escrito hacía más de 20 años tras el papel.

Advertisement

“Al final decidí quitar todas las capas de papel tapiz de la sala de estar y me encontré con esto”, escribió Morrison en Facebook. “Bravo, Jon”.

Advertisement

El mensaje decía:

Si algún día necesitas empapelar esta habitación de nuevo, te harán falta ocho rollos de papel pintado. Compré solo seis rollos a £17 el rollo el 5/12/97 y no tuve suficientes (me cabreó muchísimo).

Jon. 21/12/97.

Morrison, que vive en Londres y tiene dos hijos, dijo a Fox News que las horas dedicadas a quitar el papel valieron la pena cuando encontró el mensaje del tal Jon. “Originalmente quería pintar la pared, pero ahora que he encontrado la nota, me gustaría corroborar las matemáticas de Jon”, añadió.

Advertisement

La nota tuvo tanta difusión que un familiar del autor acabó contactando con Morrison. “¡Encontramos a Jon!”, escribió en una segunda publicación de Facebook. “¡Un pariente me contactó! Describió nuestra casa y la dirección correcta. Pero Jon odia las redes sociales, y en lugar de estados escribe notas. Me he asegurado de que sepa que en las redes sociales piensan que es una leyenda”.

Advertisement

Esta no es la primera vez que alguien descubre un mensaje parecido. En 2018, los Monney estaban reformando su baño cuando dieron con una nota que, de nuevo, llevaba 23 años escondida: “Hola, somos los Shinseki. Reformamos este baño en el verano de 1995. Si estás leyendo esto, significa que estás reformando el baño de nuevo. ¡¿Qué hay de malo con lo que hicimos nosotros?!”.

En este caso, los Shinseki adjuntaron una foto suya y otra de su conejo, Cassie, que había vivido en la casa con ellos, pero iba al baño en su propio orinal.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter