La vlogger china conocida como Little Seven llevó a cabo un streaming en directo del que probablemente se arrepintió a los pocos segundos de empezar. La joven se pegó un pulpo a la cara para comérselo vivo. Lo que pasó después no lo olvidará nunca.

Al parecer, Little Seven, quién se encuentra en la plataforma china para compartir videos, Kuaishou, normalmente se dedica a filmarse con todo tipo de criaturas marinas vivas que se acaba comiendo. Por alguna razón, este tipo de vídeos tienen su público, así que Seven quiso dar un paso más hacia el estrellato con un pulpo.

Cuando comienza el video podemos ver a la joven con la criatura en la cara, en ese momento no parecía estar pasándolo mal. Sin embargo, la situación se tuerce a los pocos segundos cuando descubre que no puede quitárselo de encima. Entonces comienza a tirar de sus tentáculos, pero el pulpo parece implacable y estar muy bien sujeto.

“Mira como me está tratando de chupar. Me duele, no puedo quitármelo”, exclama la vlogger que, aunque quizás no de la forma que ella hubiera querido, está haciendo historia en la plataforma Kuaishou.

Poco antes de separarse del pulpo, Little Seven está muy cerca de desfigurarse parte del rostro. Cuando el animal por fin cede, podemos ver cómo la batalla le ha dejado una pequeña herida en la mejilla. Seven, eufórica y ya sin el pulpo, jura venganza, “me lo comeré esta noche”, añade.

Advertisement

Este 2019 está resultando un año de muchísimo trabajo para Darwin. [DailyMail]