Age of Empires: Definitive Edition es casi todo lo que un fan del Age of Empires podr√≠a pensar que quiere. A menos que extra√Īe los castillos del Age of Kings.

Una introducción: AoE: DE toma el juego original de 1997, le mete la expansión Rise of Rome, mejora las imágenes, hace algunos cambios en la interfaz y lo suelta en pleno 2018.

Advertisement

No he jugado a este juego en a√Īos, por lo que ha sido interesante ponerme con √©l en el siglo XXI y descubrir que hay cosas que todav√≠a funcionan, y cosas que no.

Age of Empires era un juego de estrategia que mezclaba los clics frenéticos del WarCraft con el avance tecnológico de Civilization, combinándolos en un videojuego de estrategia en tiempo real más grande, más intenso y más inteligente que la mayoría de sus competidores de finales de los 90.

En aquel momento, fue toda una revelación. Dos décadas después, sin embargo, podemos entender por qué ha pasado tanto tiempo entre el Age of Empires III y el reciente anuncio del Age of Empires IV.

Advertisement

AoE: DE no es una remasterización completa, como por ejemplo Shadow of the Colossus. El juego no ha sido reconstruido desde cero, así que si es tu primer acercamiento a la saga, encontrarás muchas cosas un poco anticuadas.

La IA se sigue desplazando por el mapa como una ara√Īa drogada, por ejemplo. El combate carece de un sentido real de control t√°ctico. Y un videojuego moderno no copiar√≠a pr√°cticamente la misma lista de unidades entre facciones culturalmente diversas.

¡Son cosas importantes! Que pueden hacer que el juego deje de gustarte. Pero claro, esto no es un juego para el recién llegado a Age of Empires. Esto es para los fans, especialmente para aquellos que jugaron hasta el agotamiento en la década de los 90, siguieron adelante con sus vidas y ahora quieren permitirse un poco de nostalgia estratégica.

Advertisement

Para ellos, el hecho de que AoE: DE re√ļna todo en un solo paquete, limpie un poco la interfaz y funcione muy bien en las PC modernas con resoluciones actuales, lo convierte en un juego disfrutable. Se juega exactamente como lo recuerdas, todos los √°rboles tecnol√≥gicos son iguales, el wololo sigue ah√≠ (aunque regrabado, ya que hay nuevas voces de unidades). Esto es el Age of Empires de siempre; simplemente, se ve mejor.

La web del juego presenta esto como una mejora, pero el viejo pixel art tenía cierto encanto del que carecen las unidades modernas.

Bueno, esa es la teor√≠a. Los gr√°ficos son algo subjetivo, lo s√©, pero no soy un gran admirador de esta revisi√≥n visual. La velocidad del juego y el punto de vista isom√©trico se adaptaban perfectamente a los p√≠xeles, y los dise√Īos del juego original se ven geniales incluso hoy en d√≠a. Intercambiarlas por unidades y edificios m√°s limpios hace que todo el juego se vea est√©ril. Me gustar√≠a que en lugar de optar por la soluci√≥n obvia de la ‚Äúalta resoluci√≥n‚ÄĚ, hubieran optado por una restauraci√≥n m√°s cari√Īosa del pixel art de AoE.

Advertisement

Tambi√©n estoy sorprendentemente desencantado con el Age of Empires en general. Me encantaba este juego cuando era peque√Īo, y el Age of Kings me gust√≥ a√ļn m√°s, pero al volver a jugarlo me he sentido desconcertado por la cantidad de microgestiones tediosas que exige, y por lo err√°tico y simple que es el comportamiento de la IA , particularmente en sus cosechas y ataques a tu base.

Después de todo lo que ha ocurrido en el mundo de los videojuegos de estrategia desde AoE, desde sus propias secuelas hasta el Total War, sencillamente no encontré mucho en el juego que consiguiera llamar mi atención por más de unas horas de feliz nostalgia. La fórmula de AoE fue revolucionaria en 1997, pero en 2018, sus fundamentos ya no lo son.