Europa y Estados Unidos han llegado a un nuevo acuerdo para garantizar el lire flujo de datos entre ambos lados del Atl√°ntico. El acuerdo viene a sustituir al viejo tratado Safe Harbor y es una buena noticia a medias. Por un lado facilita la vida a muchos servicios de Internet. Por el otro abre la puerta a no pocas disputas legales y dudas sobre privacidad.

Advertisement

El acuerdo se ha alcanzado in extremis despu√©s de tres meses de tensas negociaciones entre representantes de ambas zonas. Todo empez√≥ el pasado mes de octubre, cuando una denuncia del activista en pro de la privacidad Max Schrems logr√≥ que el el Tribunal de Justicia de la Uni√≥n Europea invalidara el tratado de Safe Harbor con Estados Unidos. El problema era una cuesti√≥n de privacidad. Seg√ļn el tribunal Estados Unidos no era un pa√≠s seguro para almacenar datos personales de ciudadanos europeos.

Era una victoria legal para la privacidad, pero tambi√©n el comienzo de un problema legal enorme, porque anulado el Safe Harbor, era necesario desarrollar un nuevo marco que regulara la actividad de compa√Ī√≠as que trabajan desde suelo estadounidense con datos de ciudadanos Europeos. La actividad internacional de Google, Facebook o Twitter, por mencionar solo tres grandes, estaba en juego.

Finalmente, se ha llegado a un acuerdo que, en la pr√°ctica, supone resucitar el Safe Harbor y permitir a las compa√Ī√≠as operar libremente a ambos lados del Atl√°ntico. El acuerdo a√ļn debe ser ratificado por los 28 estados miembros de la UE y pasar el filtro de las Agencias de protecci√≥n de datos de cada pa√≠s. A√ļn queda un largo camino por delante y un mont√≥n de cabos sueltos antes de que se llegue a un entendimiento entre el libre tr√°fico de informaci√≥n y el respeto por la privacidad de los usuarios. [v√≠a NYT]

Advertisement

Foto photogreuhphies bajo licencia Creative Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)