Image: AP

Han pasado varios meses desde la última vez que Wannacry, el ransonware que registró un ataque a escala mundial en mayo de 2017, fue noticia. Ahora, y según apuntan las primeras investigaciones de la policía, una planta entera de producción de Boeing en Carolina del Sur podría haber sido atacada.

Según recoge el Seattle Times, el ingeniero Mike VanderWel, jefe de la ingeniería de producción de aviones comerciales de Boeing, comunicó a toda la compañía y sus empleados que, “todos debemos estar atentos. El sistema hace metástasis de forma muy rápida y se puede extender a otras áreas”. 

Advertisement

La compañía teme que el virus pueda afectar el equipo utilizado en las pruebas funcionales de los aviones, lo que sería temible, ya que podría llevarlo a propagarse al software del avión.

WannaCry, que durante las investigaciones pasadas la administración Trump culpó a Corea del Norte, atacó principalmente a través de una vulnerabilidad crítica de Windows, y su propagación a partir del pasado mes de mayo causó una alarma generalizada, con hospitales en el Reino Unido (y su sistema NHS) paralizados en la ola inicial del ataques. 

Las variantes del virus comenzaron a aparecer en más de 150 países pocas semanas después. Recordamos que el virus opera bloqueando los sistemas, lo que lleva a los propietarios del mismo a pagar un rescate en criptomonedas para resolver el problema. Microsoft emitió parches para limitar la propagación del virus pero, como ahora parece, aparentemente no se ha eliminado por completo. [The Verge]