Imagen: YouTube

Las invenciones, los enga√Īos y otro tipo de mentiras sobre el terrible tiroteo en Las Vegas de esta semana que mat√≥ a 59 personas e hiri√≥ a m√°s de 500, se han estado extendiendo en YouTube, y no est√° claro si el gigante del v√≠deo tiene planes de hacer algo al respecto .

Seg√ļn el diario The Guardian, al entrar a consultar b√ļsquedas simples del tipo ‚ÄúTiroteo en Las Vegas‚ÄĚ en YouTube, inmediatamente nos devuelve un v√≠deo pregonando ‚ÄúLa prueba de que el tiroteo en Las Vegas fue un ataque False Flag (t√©rmino este √ļltimo para definir operaciones encubiertas dise√Īadas para enga√Īar y hacer creer que se llevaron a cabo por una sola persona)‚ÄĚ.

Advertisement

Cuando Gizmodo realiz√≥ la misma b√ļsqueda, apareci√≥ un v√≠deo titulado ‚ÄúDesenmascarando el tiroteo de Las Vegas en 3 v√≠deos‚ÄĚ que se encontraba en primer lugar de los resultados, justo debajo de la secci√≥n ‚ÄúTop News‚ÄĚ. No s√≥lo eso, los enlaces sugeridos por el canal generaron v√≠deos de personalidades de extrema derecha, entre ellas la de los te√≥ricos de la conspiraci√≥n, Alex Jones y Stefan Molyneux, quienes sugirieron que las entrevistas despu√©s del tiroteo se llevaron a cabo frente a una pantalla verde y que el ataque fue una operaci√≥n encubierta.

Muchos de los videos cuestionaban que el tirador Stephen Paddock llevara a cabo el ataque solo, o alegaban que era parte de una conspiración para lograr un cambio en las leyes de control de armas.

Advertisement

El algoritmo de YouTube parec√≠a recompensar a muchos de los creadores de video con un gran n√ļmero de visitas, seg√ļn The Guardian:

Despu√©s de que el peri√≥dico vio un video cuestionable destacado en la p√°gina principal de b√ļsqueda sobre el tiroteo en Las Vegas (de un defensor de los derechos de armas que suger√≠a que los hechos no fueron as√≠), YouTube promovi√≥: ‚ÄúEl gobierno organiz√≥ el tiroteo en Las Vegas‚ÄĚ (215K visitas), o ‚ÄúPruebas: los medios est√°n mintiendo sobre el tiroteo en Las Vegas‚ÄĚ(660K visitas), y ‚ÄĚPruebas de que el tiroteo en Las Vegas fue un enga√Īo de operaci√≥n encubierta‚ÄĚ(70K visitas). Adem√°s, la p√°gina reproduc√≠a directamente el video ‚ÄúLa mentira de Las Vegas al descubierto‚ÄĚ (150K visitas).

Advertisement

‚ÄúCuando veo a mi esposa peleando por su vida con una herida de bala en el pecho, y a mi hija que tambi√©n recibi√≥ un disparo, es una evidencia bastante clara de lo que ocurri√≥‚ÄĚ, dijo el pariente de supervivientes, Stephen Melanson, al diario The Guardian. La testigo Krista Metz a√Īadi√≥: ‚ÄúNo es una conspiraci√≥n. No es una broma. Esto ocurri√≥. Yo estaba all√≠ ... Cre√≠amos, literalmente, que √≠bamos a morir‚ÄĚ.

Google, la compa√Ī√≠a matriz de YouTube, tambi√©n ha estado enviando a los usuarios a sitios que deliberadamente promov√≠an desinformaci√≥n y divagaciones conspiratorias sobre los ataques en los √ļltimos d√≠as.

A principios de esta semana, al usar el motor de b√ļsqueda para buscar el nombre de un hombre que se especul√≥ err√≥neamente que era el tirador, devolv√≠a al usuario a varias historias de 4chan / pol /, un tabl√≥n pol√≠ticamente incorrecto de extrema derecha con simpat√≠as fascistas. Otro sitio notoriamente inexacto, Gateway Pundit, etiquet√≥ posteriormente al mismo hombre como el tirador con un titular que dec√≠a que era ‚Äúun dem√≥crata al que le gustaba Rachel Maddow, MoveOn.org y asociado con el Anti-Trump Army‚ÄĚ.

Advertisement

Google comunic√≥ a Gizmodo m√°s tarde que ‚Äúen cuesti√≥n de horas, la historia de 4chan fue reemplazada algor√≠tmicamente por resultados apropiados‚ÄĚ, a√Īadiendo que su algoritmo generaba los enlaces pesando tanto ‚Äúautoritatividad‚ÄĚ como si eran o no ‚Äúrecientes‚ÄĚ ‚Äďesencialmente, el recurso de un algoritmo sin rostro.

Del mismo modo, se han difundido muchas historias falsas en sitios de como Facebook, con la red social ofreciendo posteriormente explicaciones similares.

Advertisement

Como se√Īal√≥ Will Turton, de Outline, el problema no es el algoritmo, sino que aparentemente ‚Äúno est√°n dise√Īados para excluir la desinformaci√≥n o explicar el sesgo‚ÄĚ.

Google no ha respondido a nuestra solicitud para comentar sobre esta historia. Actualizaremos si obtenemos una respuesta. [The Guardian]