Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Desarrollan una IA que distingue conspiraciones reales de teorías de la conspiración en la red

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Rick Loomis / Stringer (Getty Images)

El Cultural Analytics Lab de la Universidad de California ha desarrollado una inteligencia artificial capaz de identificar el momento en que las conversaciones online reflejan desinformación a través de la teorización de la conspiración.

Advertisement

Tal y como explica el profesor de la UC Berkeley y codirector del Cultural Analytics Lab, Timothy Tangherlini, las redes sociales e Internet han permitido una mayor accesibilidad a una gran cantidad de información, y esto no siempre es bueno, ya que para muchas personas se hace extremadamente difícil saber si la información online se basa en teorías de conspiración, “narrativas ficticias creadas por varias personas que pueden causar daño en la sociedad”, cuenta.

Del problema nace el desarrollo de esta IA capaz de determinar si las conversaciones en la red se basan en teorías de conspiración o en conspiraciones reales que se ocultan intencionalmente. Según Tangherlini:

La gente está tomando medidas dañinas en el mundo real sobre los rumores que se basan en teorías de conspiración, que prosperan online debido a lo fácil y rápido que es llegar a la gente. El sistema que desarrollamos es importante porque puede identificar estas teorías que afectan la toma de decisiones de las personas y representan una amenaza para la sociedad.

Cuenta el investigador que la IA se ha “entrenado” en conversaciones online sobre la pandemia, los movimientos contra la vacunación o el llamado “Pizzagate”, una teoría de la conspiración sobre los correos electrónicos filtrados del Comité Nacional Demócrata en 2016.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Tangherlini et al., CC BY 4.0

Para ello, la IA utiliza un algoritmo con el que identificar el marco narrativo de una conversación en red, “o bien los términos que reflejan a las personas, los lugares y las cosas que se discuten en la conversación”, explica Tangherlini. Posteriormente crea un gráfico de marco narrativo que describe las relaciones entre estos términos.

Así, al comparar los gráficos del marco narrativo de las conversaciones online sobre la teoría de la conspiración de Pizzagate y el llamado “Bridgegate”, una conspiración real que involucra una operación política lanzada por la administración del ex gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, “los investigadores identificaron dos “signos reveladores” de la teorización de la conspiración en conversaciones en redes”, cuenta Tangherlini.

Advertisement

Según el investigador:

En primer lugar, los gráficos mostraron que se necesitaron siete años para que se desarrollara la conversación online sobre la conspiración real, mientras que la conversación online sobre la teoría de la conspiración tardó un mes en desarrollarse. En segundo lugar, cuando se eliminaron los términos de ambos gráficos, el gráfico de la conspiración real todavía tenía una sólida red de relaciones entre los términos restantes, mientras que el gráfico de la teoría de la conspiración se desmoronó en muchas redes pequeñas de relaciones.

Advertisement

Para el codirector del laboratorio de Cultural Analytics Lab, Vwani Roychowdhury, esto demuestra que las conversaciones online basadas en teorías de la conspiración se desarrollan muy rápido y conectan términos a priori poco probables, lo que facilita que los gráficos de su marco de red se rompan.

Roychowdhury también explica que la capacidad de la IA para identificar la teorización de la conspiración podría servir como un sistema de advertencia que alerta a las autoridades sobre posibles acciones que las personas podrían tomar debido a conversaciones online basadas en teorías de conspiración.

Advertisement

Y el ejemplo no puede ser más actual. Una IA para combatir narrativas ficticias que acaban con escenas como las que vemos hoy en portada de los periódicos. [The Conversation]

私たちは、ギズモードが大好き