Waterfall City by Theo, via Concept Ships

Vivimos en una era en la que todo cambia de forma acelerada, y en la que los avances tecnológicos y científicos están llegando a gran velocidad. Debido a esto estamos desarrollando un nuevo lenguaje que nos permita describir nuestra civilización a medida que evoluciona. Aquí encontrarás 20 términos y conceptos que necesitarás para comprender el futuro.

En el 2007 escribí una lista de términos con los que debería estar familiarizado cualquier persona interesada en el futuro. Nueve años más tarde, es hora de actualizar. He contactado a varios expertos y les he preguntado cuáles son esos términos o frases que han ganado relevancia durante los últimos años. Estos pensadores y visionarios han hecho algunas sugerencias fascinantes, algunas que ya me eran conocidas, pero otras que no había escuchado jamás. Aquí las encontrarás, junto a otras que he agregado.

Advertisement

1. Vigilancia inversa (Co-veillance)

Foto: 24Novembers/Shutterstock.

El escritor de ciencia-ficción David Brin fue el responsable de incluir esta en la lista. Es una especie de unión entre la palabra “sousveillance” de Steve Mann (algo así como vigilancia inversa) y el “Panopticon Participativo” de Jamais Cascio, además del concepto de la “sociedad transparente” del mismo Cascio. Brin lo describe como: la visión recíproca que combina la vigilancia tradicional con una vigilancia inversa o recíproca agresiva y efectiva.

“La gente tiene razón al estar preocupada por cómo los poderes de la vigilancia se expanden cada día. El número de cámaras aumenta cada vez más rápido, y son mejores, más pequeñas y mucho más portátiles y numerosas, desafiando la Ley de Moore. Los liberales auguran un “Gran Hermano” nacido de una oligarquía de corporaciones sin rostro, mientras que los conservadores creen que nuestros amos Orwellianos llegarán desde las academias más importantes y no serán más que burócratas anónimos. ¿Cuál de estos temores tiene mayor credibilidad y validez? Los dos. El hecho es que mientras millones de personas se toman muy en serio a Orwell, la mayoría en el mundo lo único que hace es gritar “¡Dejen de vigilarnos!” Así no funcionan las cosas. Pero, ¿qué tal sin en lugar de quejarnos y gritar lo que hacemos es mirarlos y vigilarlos también? ¿Contrarrestar la vigilancia con una vigilancia inversa tan agresiva como efectiva? O lo que es lo mismo, vigilar a los que nos vigilan.”

Brin dice que esta supervisión recíproca sería muy difícil de lograr e implementar, pero que en general tiene mucha más ventaja y más efecto que simplemente aprobar leyes dedicadas a, supuestamente, proteger nuestra privacidad.

Sponsored

2. Parentesco múltiple

Este término que conocí gracias a Jamais Cascio del Instituto para el Futuro, apenas acaba de comenzar a sonar. “Está en su período de fertilización”, me dice, pero se hará cada vez más popular. Esta frase hace referencia a los nuevos avances biotecnológicos gracias a los cuales un bebé puede tener tres padres genéticos: esperma, embrión y mitocondria. Está diseñada como una forma para intentar deshacerse de los defectos y enfermedades genéticos, pero también podría ser usada para la selección de rasgos, lo que también es llamado una “producción de bebés a la carta”. Este proceso está actualmente siendo revisado y estudiado para habilitar su uso en los Estados Unidos. La era del parentesco múltiple ya está aquí.

3. Desempleo tecnológico

Imagen: Ociacia/Shutterstock.

El novelista Ramez Naam dice que todos deberíamos comenzar a tener en cuenta el potencial “desempleo tecnológico”. Él lo describe como un tipo de paro creado por la llegada de tecnologías que pueden reemplazar las labores humanas.

“Por ejemplo, el potencial desempleo de los conductores de taxis, camioneros y más gracias a la llegada de los automóviles autónomos. Este fenómeno en realidad no es nada nuevo. Se remonta a hace siglos. De hecho, dió origen al movimiento ludita y a personajes como Ned Ludd que se hicieron famosos por destruir telares porque temía que desplazaran a los tejedores humanos. En el pasado el desempleo tecnológico ha sido retrasado gracias a la creación de nuevos puestos de trabajo para humanos que iban de la mano de algunos procesos de automatización que requerían mayor abstracción. La pregunta actual es si los humanos pueden ser desplazados a una velocidad mucho más rápida o los cambios en los sistemas sociales también permitirán que los humanos desarrollemos nuevas habilidades y sigamos siendo necesarios”.

La posibilidad de que los robots y las inteligencias artificiales reemplacen a los humanos en cada vez más tareas es bastante alta, y podría llevarnos a unos niveles muy altos de desempleo y caos social. Esta preocupación ha llevado al nacimiento de otro término que podría servir como antídoto: renta mínima de inserción (o salario social).

4. Persona de sustrato autónomo

En el futuro las personas no estarán limitadas a sus propios cuerpos. Esto es lo que cree Natasha Vita-More, futurista y transhumanista, que describe este término como “personas de sustrato autónomo”. Según ella, eventualmente las personas estarán capacitadas para formar identidades en numerosos sustratos, tales como usar un “cuerpo de plataformas diversas” (teoría de un cuerpo futurista que puede ser llevado como un wearable en el mundo material/físico, pero que también existe en sistemas virtuales o informáticos). En otras palabras, que su identidad podrá desplazarse a través de la biosfera, la ciberesfera y entornos virtuales.

“Este tipo de persona será capaz de formar nuevas identidades sin considerar que esta identidad o su persona esté directamente asociada a un único cuerpo”. En pocas palabras, dependiendo de la plataforma, una persona de sustrato autónomo podrá descargar una versión de sí misma en diferentes sustratos que se adapten al entorno. Es decir, para la biosfera la persona usará un cuerpo biológico, para un metaverso la persona usará un avatar, y para la realidad virtual usaría una forma digital.

5. Explosión de inteligencia

Imagen: sakkmesterke/Shutterstock.

Es hora de retirar el término “Singularidad tecnológica”. La razón, según Stuart Armstrong del Instituto del Futuro de la Humanidad, se debe a que ha acumulado demasiadas connotaciones, incluyendo algunas casi religiosas. Esta ya no es una buena descripción de lo que podría suceder cuando la inteligencia artificial alcance y supere las capacidades humanas, según Armstrong. No solo eso, las personas suelen interpretar este término de diferentes formas. Armstrong sugiere que deberíamos usar un término creado por el científico informático I.J. Good en el año 1967: la “explosión de inteligencia”.

“Este término describe el incremento aparentemente repentino de la inteligencia en un sistema artificial como una IA. Existen muchos posibles escenarios para que esto suceda: el sistema podría mejorarse a sí mismo de forma repentina y radical, y se percataría de que al haberse hecho más inteligente ahora es mucho más fácil seguir aprendiendo. Pero también podría significar que existan grandes conglomerados deinteligencia tan próximos mentalmente que permitan a un idiota convertirse en Einstein de una manera muy rápida. Podría ser simplemente que surjan nuevas habilidades asociadas a la inteligencia, lo que quiere decir que solamente sería necesario que un sistema sea un poco más inteligente que los humanos para ser considerablemente más poderoso. De cualquier forma, el futuro de la vida en la Tierra será moldeado por estas superinteligencias.”

6. Dividendo de longevidad

Mientras que muchos expertos aseguran que la extensión de la vida se basará en razones humanitarias, pocos consideran los beneficios fiscales asociados al desarrollo de biotecnologías para evitar envejecer. El “dividendo de longevidad”, según me asegura el bioético James Hughes del IEEET, es “la creencia por parte de expertos en longevidad y envejecimiento de que los beneficios económicos de extender las expectativas de una vida longeva y saludable mediante terapias que desaceleren el envejecimiento son mucho máyores que el coste de desarrollar estas terapias, o de proveer asistencia a los ancianos”. Vivir una vida más larga y saludable reduciría los gastos médicos y de enfermería, además de que permitiría a los ancianos mantenerse independientes y seguir formando parte de la fuerza laboral de la población. Sin duda alguna la carrera por prolongar la vida está en pleno desarrollo debido a la cantidad de dinero que muchas corporaciones harán (y ahorrarán) gracias a las medicinas preventivas.

7. Desublimación represiva

Este concepto fue sugerido por Annalee Newitz, quien fuera editora en jefe de Gizmodo y que escribió el libro “Dispersar, Adaptar y Recordar”. La idea de la desublimación represiva fue desarrollada por el filósofo y político Herbert Marcuse en su revolucionario libro “Eros y la Civilización”.

“El término se refiere a ese tipo de autoritarismo suave que prefieren las sociedades y culturas centradas en la riqueza y el consumismo para desalentar la disidencia política. En este tipo de sociedades la cultura pop incentiva a las personas a que expresen sus deseos, ya tengan que ver con sexo, drogas o videojuegos violentos. Al mismo tiempo se les desanima a que cuestionen las autoridades corporativas y gubernamentales. Debido a esto las personas se sienten como si vivieran en una sociedad libre, incluso cuando están bajo vigilancia constante y tienen trabajos alienantes. Básicamente, el consumismo y los supuestos valores liberales distraen a las personas de la represión social que viven”.

8. Amplificación de inteligencia

Este concepto se refiere al aumento de la inteligencia humana mediante tecnología. “Comúnmente este concepto se ve como un complemento a la inteligencia artificial, o incluso como un competidor a la creación de I.A.”, nos asegura Ramez Naam. “Pero en realidad no existe una exclusión mutua entre estas tecnologías”. Naam dice que la amplificación de inteligencia podría ser una solución parcial al problema del desempleo tecnológico, al ser una forma en la que los humanos y posthumanos podrían “mantenerse al día” con los avances en la inteligencia artificial.

9. Altruismo efectivo

Este es otro término sugerido por Stuart Armstrong, al cual describe como:

La aplicación de la efectividad de costos a la caridad y otros propósitos altruistas. Así como algunos enfoques de la ingeniería pueden ser mucho más efectivos que otros para solucionar ciertos problemas, algunos tipos de beneficencias o propósitos altruistas son miles de veces más efectivos que otros. Una mayor efectividad supone muchas más vidas salvadas, además de muchas más personas con mejores ingresos y oportunidades en todo el mundo. Muchos aseguran que es un deber moral realizar acciones de beneficencia de la forma más efectiva posible, porque ser ineficiente es básicamente permitir que más personas mueran.

10. Moral aumentada

De forma similar al punto anterior, James Hughes dice que la mejora en la moral es otro término que debe ser conocido por cualquier experto en futuro del siglo XXI. También se conoce como ingeniería de la virtud, y consiste en el uso de drogas y dispositivos tecnológicos (que se llevan como prendas o son implantados) para mejorar el autocontrol, la empatía, la definición de justicia, inteligencia y la moral en una persona.

11. Principio Proactivo

Este término llega a nosotros gracias a Max More, presidente y director ejecutivo de la Fundación Alcor para la extensión de la vida. Hace referencia a la libertad de innovar en la tecnología, que es increíblemente valiosa para la humanidad y su evolución:

“Esto implica varios imperativos cuando se proponen medidas restrictivas: evaluar los riesgos y las oportunidades de acuerdo a la información científica disponible y no a la percepción pública. Contabilizar tanto el coste de las propias restricciones como de las oportunidades que presenta la tecnología. Favorecer medidas que son proporcionales a la probabilidad y la magnitud de un impacto, y que tienen altas expectativas de valor. Proteger la libertad de las personas de experimentar, innovar y progresar.”

12. Mulas

Jamais Cascio sugirió este término, aunque admite que no es muy utilizado. Las mulas son eventos inesperados los cuales no solo están fuera de nuestro conocimiento sino también de nuestra comprensión de como funciona el mundo. Toma su nombre de la Mula de Asimov de la mítica serie Fundación.

13. Antropoceno

Foto: NASA

Otro que término presentado por Cascio que hay que conocer. Describe “la edad geológica actual, que se caracteriza por alteraciones sustanciales de los ecosistemas a través de la actividad humana”.

14. Ley de Eroom

A diferencia de la Ley de Moore, donde las cosas se están acelerando, la ley de Eroom describe —al menos en la industria farmacéutica— cosas que se están ralentizando (por eso es “Ley de Moore” deletreado al revés). Dice Ramez Naam que la tasa de nuevos medicamentos desarrollados por cada dólar gastado por la industria se ha reducido en aproximadamente un factor de 100 durante los últimos 60 años. “Se han propuesto muchas explicaciones para esto, incluido el exceso de regulación, el tirar de trabajo fácil en primer lugar, el menor retorno que supone la comprensión de sistemas cada vez más complejos, etcétera”, explica Naam a io9.

15. Riesgo de evolutilidad

Natasha Vita-More lo describe como la capacidad de una especie para producir variantes más aptas o poderosas que las que existen actualmente dentro de la propia especie:

Una forma de ver la capacidad de evolución es considerar cualquier sistema (sociedad o cultura, por ejemplo) que tiene características capaces de evolucionar. Parece que la cultura actual es más emergente y mutable que los cambios fisiológicos que ocurren en la biología humana. En el transcurso de unos pocos miles de años, las herramientas humanas, el lenguaje y la cultura han evolucionado de múltiples formas. El uso de herramientas dentro de una cultura ha sido moldeada por la propia cultura y demuestra la capacidad de evolución, desde piedras a computadoras, mientras que la fisiología humana se ha mantenido prácticamente intacta.

16. Úteros artificiales

“Se trata de cualquier dispositivo, ya sea biológico o tecnológico, que permita a los humanos reproducirse sin necesidad de utilizar el útero de una mujer”, dice Annalee Newitz. Se les llama a veces “replicador uterino”. Según Annalee estos dispositivos podrían liberar a las mujeres de las dificultades biológicas del embarazo y permitir la reproducción a parejas distintas a las tradicionales entre hombres y mujeres. “Los úteros artificiales podrían desarrollar las estructuras sociales que apoyan a las familias con más de dos padres, así como el matrimonio homosexual”, dice Newitz.

17. Emuladores del cerebro

Una emulación de todo el cerebro, dice Stuart Armstrong, son cerebros humanos que se copian en un ordenador y que luego se ejecutan de acuerdo con las leyes de la física, con el objetivo de reproducir el comportamiento de la mente humana en un formato digital. Como dice Armstrong a io9:

Dependen de ciertas suposiciones sobre la forma en que funciona el cerebro, y requiere ciertas tecnologías como dispositivos de escaneo para hacer el modelo del cerebro original, un buen conocimiento de la bioquímica para hacerlo funcionar correctamente, y ordenadores lo suficientemente potentes como para ejecutarlo. Hay caminos tecnológicos plausibles que podrían permitir este tipo de emuladores alrededor de 2070 más o menos, con algunas grandes incertidumbres. Si se desarrollan estos emuladores, revolucionarían la salud, la sociedad y la economía. Por ejemplo, permitir a la gente a sobrevivir en formato digital, y la posibilidad de tener “capital humano copiable”: trabajadores expertos y eficaces que se pueden copiar cuando sea necesario para servir a un negocio.

Según Armstrong, esto levantaría grandes preocupaciones sobre los salarios y las eventuales eliminaciones de estas copias.

18. Inteligencia artificial débil

Ramez Naam dice que este término se refiere a la enorme mayoría del trabajo de la inteligencia artificial que produce resultados útiles en cuanto al procesamiento de información, pero que no supone ningún tipo de amenaza en cuanto a la creación de un ente consciente de sí mismo.

“El motor de búsquedas de Google, Watson de IBM, los vehículos y drones autónomos, el reconocimiento facial y los algoritmos dedicados a estudiar la bolsa de valores, todos esos son ejemplos de la “inteligencia artificial débil”. La gran mayoría de los trabajos de investigación de IA, y sus aplicaciones comerciales, son inteligencia artificial débil”.

Y según Naam esta clase de sistemas son parte de los argumentos que aseguran que la singularidad está más lejos de lo que parece.

19. Acoplamiento de los nervios

Imaginen la fascinante posibilidad de crear interfaces que conecten el cerebro de dos (o más) humanos. Hoy en día los científicos han creado interfaces que le permiten a los humanos mover una extremidad o la cola a un animal. Al principio estas tecnologías serían usadas para fines terapéuticos: podrían ser usados para enseñar a las personas cómo volver a usar extremidades que tuvieron paralizadas. Pero siendo aún más radical, esta tecnología podría serm eventualmente, usada para fines recreativos. Humanos podrían acoplarse de forma voluntaria para mover el cuerpo de los otros.

20. Sobrecarga informática

Esto se refiere a cualquier situación en la que nuevos algoritmos pueden explotar de forma drástica y repentina a cualquier sistema informático y hacerlo mucho más eficiente que antes. Esto se supone que podría suceder cuando existan toneladas de potencial informático sin ser aprovechado, y cuando los algoritmos utilizados hasta el momento no sean óptimos ni eficientes. Este es un concepto importante para el desarrollo de la inteligencia general artificial. Según Less Wrong:

“Esto tiene que ver con situaciones en las que es posible crear inteligencias artificiales que pueden funcionar usando solo una fracción de los recursos de hardware disponibles. Esto tendría como consecuencia una explosión de inteligencia o un incremento masivo de la cantidad de inteligencias generales artificiales, que podrían ser copiadas en una enorme cantidad de computadores en el mundo. Esto haría que las inteligencias generales artificiales sean mucho más poderosas que antes, y supondrían un verdadero riesgo existencial”.

Luke Muehlhauser, del Instituto de Investigación de Inteligencia de Máquinas lo describe de esta forma:

“Supongamos que el poder informático se duplica de acuerdo a la Ley de Moore, pero tratar de calcular los algoritmos para una inteligencia general artificial que se asemeje a la de un humano sigue siendo extremadamente difícil. Una vez que esté finalizado el software para la inteligencia general podría existir una sobrecarga informática, lo que supone montones de potencial informático disponible para ejecutar inteligencias artificiales. Estas podrían copiarse a través de todo el hardware disponible, lo que tendría como consecuencia que la población humana sería superada por la inteligencia artificial”.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.