Google Chrome se ha convertido en una herramienta esencial para muchos de nosotros, pero aún así está lejos de ser perfecta. Una de las mayores críticas que recibe el navegador es que puede ser muy lento y pesado en su rendimiento. Si quieres mejorar la velocidad de Chrome y las páginas web que visitas de una manera fácil y rápida, esta guía te será bastante útil.

Antes que nada debemos mencionar que lo más básico es mantener tu navegador Chrome actualizado a la última versión disponible. Además, revisar constantemente tu computador en búsqueda de spyware o virus (y eliminar los que encuentres) es una buena forma de mantener todo el rendimiento de tu computador en buen estado.


Elimina extensiones

Esto podría parecer bastante obvio pero es necesario hacer énfasis en ello y recordarlo, sobre todo porque existen extensiones y aplicaciones que no se ven en la barra del navegador, por lo que podrías haber olvidado que existen. Muchas extensiones no perjudicarán tanto el rendimiento de tu navegador, pero si permites que se acumulen esto afectará la velocidad y el funcionamiento de Chrome. Deshacerte de los que ya no necesites y uses es lo mejor que puedes hacer tanto para mejorar el rendimiento como para mantener tu navegador seguro.

Advertisement

Advertisement

Dirígete a la sección de “Más Herramientas” en el menú de Chrome y allí accede a “Extensiones” para ver la lista completa de las que tienes instaladas. Desactivarlas puede ayudar un poco, pero lo mejor que puedes hacer es eliminarlas por completo (recuerda, si las vuelves a necesitar solo tendrás que instalarlas de nuevo). Si quieres saber la cantidad de memoria y recursos que consumen tus extensiones y aplicaciones en Chrome, solo tienes que acceder al administrador de tareas del navegador presionando los botones “Shift+Esc”, en Windows.


Instala algunas extensiones realmente útiles

Aunque se que puede sonar contradictorio en relación al consejo anterior, déjame convencerte en las siguientes líneas. Si instalas un pequeño número de extensiones útiles podrás lograr que el navegador se sienta mucho más rápido. Por ejemplo puedes instalar Data Saver, creada por Google, la cual redirige las páginas en las que navegues a través de los servidores de Google para que comprima la cantidad de datos que llega a tu navegador, lo que quiere decir que cargarán más rápido.

También existen algunas aplicaciones desarrolladas por terceros que mejoran la forma en la que Chrome gestiona los procesos cuando tienes docenas de pestañas y ventanas abiertas simultáneamente. OneTab, Tab Suspender y The Great Suspender te ayudarán a reducir la cantidad de memoria que usa el navegador, y al mismo tiempo organizarán un poco el desastre visual de tener montones de pestañas abiertas. Puedes probar las tres y decidir cuál te da los mejores resultados.


Reduce la cantidad de complementos o plugins en el navegador

Esto es un poco más delicado, debido a que inhabilitar complementos podría perjudicar el funcionamiento del navegador en algunas páginas web, pero a su vez, también puede mejorar el rendimiento de Chrome. Es buena idea que desactives uno a uno los plugins y pruebes el navegador para fijarte de que nada está roto. De cualquier forma recuerda que no puedes eliminar por completo los plugins, solamente inhabilitarlos.

Sponsored

Escribe chrome://plugins en la barra del navegador y allí podrás revisar los complementos que están instalados, y con un poco de investigación podrás averiguar qué puedes inhabilitar y qué no para que Chrome funcione más rápido y sin problemas (por ejemplo, en medio de la muerte de Flash, al inhabilitarlo no lo extrañarás). Con esto también puedes reducir la cantidad de proceso ejecutándose en segundo plano.


Elimina la caché

Existe un debate relacionado a si eliminar la caché realmente acelera la velocidad de tu navegador o no. Esto se debe a que la caché realmente está diseñada para que las páginas y los elementos en la web carguen mucho más rápido. El problema es que con el paso del tiempo puede sobrecargarse y acumular demasiada información (que en muchos casos ya no necesitas), lo que perjudicará la manera en la que funciona tu navegador, debido a que este tendrá que trabajar más al buscar entre montones de archivos y cookies.

Advertisement

Advertisement

Desde el menú de Configuración de Chrome accede al apartado que dice “Mostrar configuración avanzada” y allí haz clic sobre “Borrar datos de navegación”. En la ventana que aparecerá selecciona cookies y la caché de archivos e imágenes, aunque también puedes elegir borrar otras cosas si lo deseas (como el historial de navegación, por ejemplo), e incluso elegir que todo esto se borre “desde el inicio de los tiempos” para eliminar todo el registro. Como resultado algunas páginas web cargarán un poco más lento la próxima vez que las visites, pero en general el rendimiento de Chrome mejorará considerablemente, sobre todo si no has borrado la caché en meses o años.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.