Con enormes chorros de agua y en olor de multitudes. Así se ha despedido el último Boeing 747 de Air France. La enorme aeronave despegó el día 10 de enero desde México y ha aterrizado sin incidencias en París, donde aún hará dos vuelos de exhibición antes de pasar a formar parte de un museo.

Advertisement

El “Jumbo” o “Reina de los cielos” (Queen of the Skies) que es como se conoce popularmente al 747, lleva volando desde 1970 y ostentó el título del avión de pasajeros más grande del mundo durante tres décadas. Actualmente ese título le pertenece al Airbus A380.

Antes de jubilarse del todo, el avión realizará dos vuelos de placer sobre lugares emblemáticos de Francia. Los pasajeros que participen en estos trayectos podrán disfrutar de un almuerzo especial a bordo. Tras esos vuelos, la aeronave descansará en el Museo del Aire y el Espacio de Le Bourget. La aerolínea ha celebrado los 40 años en servicio del 747 con un vídeo en el que pasa revista a su historia.

Problemas de ampliación

Si Air France deja de usar este magnífico pájaro no es porque haya tenido accidentes o problemas con él, sino porque ha optado por renovar su flota con otros modelos más versátiles y modernos como las versiones más grandes del Boeing 777 o el propio Airbus A380.

El principal problema con el 747 es que resulta muy caro (alrededor de 5.000 millones de dólares) desarrollar un programa específico para alargar su fuselaje. En su lugar, Boeing ha aprovechado muchas de sus especificaciones para desarrollar otras líneas como los 787 o los 777.

Aunque Air France ha eliminado los míticos Jumbo de su flota. Hay muchas otras aerolíneas que siguen utilizando estos iconos del aire. Desde su vuelo inaugural hasta hoy se han fabricado 1.519 de estos iconos del aire. [vía Travel Daily Media]

Advertisement

Advertisement

Fotos: Cristophe Hardin y Air France

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)