Ha llegado el día. Coyote Peterson, ese individuo que se dedica a experimentar las peores picaduras en su propia piel, se ha enfrentado finalmente al insecto más doloroso que existe: la hormiga bala.

La llaman así porque dicen que su picadura duele tanto como el disparo de una bala. Pertenece al género Paraponera, que deriva del griego ponira (“malvado”, “despreciable”). Y si eso no te da suficientes pistas, debes saber que la hormiga bala encabeza el índice Schmidt de las picaduras, el ránking que gradúa de forma relativa el dolor causado por los himenópteros. Su puntuación es 30 veces mayor que la de una abeja y está cuatro puntos por encima de la avispa cazatarántulas, cuyo nombre lo dice todo.

En el último episodio de Breaking Trail, Coyote viaja hasta Costa Rica para comprobar que la leyenda es cierta. “La picadura puede durar más de 24 horas”, explica. Aunque los primeros planos del aguijón de la hormiga hablan por sí solos. Cuando por fin consigue ser picado, se tira al suelo y grita “¡lo es, es la número uno!”. Pero lo peor viene después, cuando el veneno neurotóxico de la hormiga bala le recorre el brazo como si estuviera ardiendo. Desde luego, no suena a algo que quieras experimentar.

Advertisement