Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un nuevo estudio sugiere que a los pulpos les gusta pegar a los peces

Gif: E. Sampaio et al., 2020/Gizmodo

No es extraño que los pulpos golpeen a los peces cuando están cazando juntos, pero un equipo de investigadores ha documentado un par de casos en el que los puñetazos de estos cefalópodos no parecen tener un motivo en particular.

Advertisement

Al igual que los coyotes cazan con los tejones, los meros y otras especies de peces pueden cazar junto a los pulpos en sesiones que duran más de una hora. Eduardo Sampaio, coautor del nuevo estudio de la Universidad de Lisboa y el Instituto Max Planck de Comportamiento Animal, explica que los pulpos y los peces cazan juntos para aprovechar los atributos físicos y las habilidades de caza especializadas de cada especie. Los peces actúan como centinelas, recorriendo el lecho marino en busca de comida. Cuando detectan a una víctima, hacen un gesto en dirección a la presa, lo que pone al pulpo en movimiento. Entonces el pulpo persigue a la presa, valiéndose de su agilidad para meterse entre rocas y arrecifes de coral. Cuando la alcanza, comparte el botín con los demás.

El estudio, publicado en la revista Ecology, documenta cómo los pulpos golpean a los peces durante estas sesiones colaborativas. Según el artículo, generalmente lo hacen por razones prácticas, para “prevenir la explotación y asegurar la colaboración” entre especies. En algunos casos, sin embargo, la violencia del pulpo sobre los peces no parece estar relacionada con nada en particular.

Un vídeo muestra ocho eventos distintos referidos como “puñetazos” que ocurrieron en el mar Rojo entre 2018 y 2019 frente a las costas de Israel y Egipto. Los pulpos realizaron “un movimiento rápido y explosivo con un tentáculo dirigido a un pez compañero específico”. Según los investigadores, “estas múltiples observaciones que involucran a diferentes pulpos en diferentes lugares sugieren que el puñatazo tiene un propósito concreto en las interacciones entre especies”. Los puñetazos pueden ser lanzados por el pulpo para mantener el control sobre el comportamiento de los peces, para desterrar a ciertos peces del grupo, para disuadirlos de ir a por sus presas o por razones puramente egoístas, es decir, para obtener acceso inmediato a una comida.

Pero dos de los ocho eventos no pudieron vincularse a un episodio de caza o al acceso a presas cercanas porque ocurrieron “en ausencia de beneficios inmediatos”. Los autores creen que podrían ser comportamientos meramente rencorosos, “utilizados para imponer un costo al pez sin importar el costo propio”. Aunque también podrían ser “formas de agresión con gratificación aplazada, donde el pulpo paga un pequeño costo para imponer uno más pesado a la pareja que se porta mal, en un esfuerzo por promover el comportamiento colaborativo en las siguientes interacciones”.

Si los pulpos realmente están planeando con anticipación sus futuras sesiones de caza, estaríamos hablando de algo parecido a un mafioso de los mares. Sabemos que los pulpos son inteligentes y traviesos, pero hace falta más investigación para validar las observaciones de estos investigadores.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche