Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Las focas utilizan una especie de lenguaje bajo el agua que casi ninguna otra especie puede oír

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Observatorio Oceanográfico McMurdo

Sobre el agua, las focas suenan un poco como los wookies de Star Wars, pero bajo el agua el panorama es completamente distinto. Hasta ahora se conocían 34 llamadas submarinas que los animales usan para comunicarse, pero resulta que hay muchas más, solo que no podemos escucharlas.

En la Antártida, un equipo de investigadores tuvo la idea de escuchar a las focas de Weddel mediante un micrófono de ultrasonidos. Llevan dos años haciéndolo y los resultados son fascinantes.

Las focas de Weddel pueden estar hasta 80 minutos bajo el agua con una sola toma de aire. Durante ese tiempo, además del puñado de sonidos que podíamos escuchar hasta ahora, estos animales emiten un coro de extraños silbidos, clics y murmullos que solo resultan audibles en frecuencias ultrasónicas. Los seres humanos podemos escuchar sonidos entre los 20 y los 20.000 Hz (o 20 kilohertzios). Los sonidos que emiten las focas rondan los 30 kHz y algunos de sus silbidos suben hasta casi 50 kHz. Cuando los animales armonizan sus silbidos, cosa que hacen a veces, el coro resultante sobrepasa los 200 kHz. Es una frecuencia que sobrepasa completamente la capacidad auditiva de los gatos, los perros, o incluso los murciélagos.

Resulta que, bajo el agua, las focas tienen un “lenguaje” mucho más complejo de lo que se creía. Si lo pongo entre comillas es porque en realidad no tenemos ni idea de para qué lo usan. Los clics ultrasónicos parecen algún tipo de sonar de alta frecuencia y los investigadores creen que podrían usar esa ecolocalización para orientarse en las oscuras aguas del ártico igual que los delfines y otros mamíferos marinos. Al fin y al cabo las focas pueden descender hasta 600 metros sin problema.

Advertisement

Sin embargo, los científicos no han observado evidencias de que lo usen de esta forma. Parece como si estos inteligentes animales usaran sus llamadas de forma normal, y de vez en cuando pasaran al espectro ultrasónico, como si cambiaran de frecuencia en sus walkie-talkies naturales. El estudio sobre las nuevas llamadas acaba de publicarse en The Journal of the Acoustical Society of America. [vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter