Se llama Zero MMX, y es un proyecto militar estadounidense encargado al fabricante de motocicletas Zero Motorcycles. Esta moto todoterreno tiene no pocas virtudes, pero la más llamativa es también la más discreta. Es una moto eléctrica sin escape y su motor no hace ningún ruido, para que los comandos estadounidenses puedan hacer trial discretamente en sus maniobras.

Con un chásis de aluminio aeronáutico pintado en negro mate, la Zero MMX se alimenta de baterías intercambiables que dan energía a un motor de 54 caballos de potencia. Las baterías tienen dos horas de autonomía y se cambian en un minuto.

Advertisement

La moto no tiene llave de contacto, sino un simple tablero de interruptores que recuerda al de los helicópteros militares. En otras palabras, es la moto más fácil de robar del mundo. Por si no bastara con ser silenciosa, la MMX también sigue funcionando sumergida un metro en el agua.

Zero tiene un contrato militar con el gobierno de Estados Unidos que le impide poner a la venta la MMX. En su lugar ofrece la Zero MX, una moto eléctrica con un motor similar, pero que no está dotada de las capacidades silenciosas o sumergibles de su prima militar.

Advertisement

La Zero MX tiene, a cambio, hasta su propia aplicación móvil que nos indica el nivel de las baterías. Sinceramente, y a tenor de la contaminación acústica de muchas ciudades, no entendemos por qué una moto silenciosa no puede tener valor en el ámbito civil. La Zero MX cuesta 9.450 dólares. [Zero Motorcycles vía RT]