El pasado 15 de julio, la ESA puso en órbita a bordo de un cohete Arianne 5 su nuevo satélite, el MSG-4. El objetivo es estudiar la meteorología y los cambios en la superficie del globo de Europa y de África con imágenes de diferente resolución que se toman cada 5 y 15 minutos. Y acaba de llegar la primera.

El satélite aún no está 100% operativo, para eso faltan en torno a 6 meses aún, pero esta primera imagen es la prueba de que por un lado todo parece estar funcionando como debería y por otro que la Tierra sigue siendo igual de fascinante y de bella desde el espacio.

La imagen está capturada, en concreto, con SEVIRI: Spinning Enhanced Visible and Infrared Imager y es capaz de examinar varias capas del espectro con el objetivo de ayudar a entender el clima de manera global y actuar en prevención de desastres y catástrofes climatológicas. [vía EUMESTAT]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)