Foto: ALMA

Tratar de contactar con hipotéticas civilizaciones extraterrestres enviando transmisiones de radio al espacio es imprudente, acientífico, falto de ética y potencialmente catastrófico. Así de tajante se ha expresado un grupo de astrónomos del SETI sobre las prácticas de sus colegas en el mítico programa de búsqueda de vida extraterrestre, y no les faltan argumentos.

Las declaraciones forman parte de una carta publicada esta misma semana, pero no es ni mucho menos la primera vez que se exponen argumentos similares. En febrero de 2015 se publicó otro informe advirtiendo de los peligros de dar a conocer nuestra existencia en el universo.

El debate pone de manifiesto un cisma cada vez mayor entre dos ramas del SETI. Por un lado están los astrónomos que creen en la búsqueda activa de civilizaciones extraterrestres. Para ello abogan por el envío de mensajes de radio al espacio exterior con el fin de establecer contacto con una hipotética civilización alienígena.

Advertisement

No es ni mucho menos la primera vez que la Tierra envía este tipo de mensajes. En los últimos 50 años se han lanzado desde la canción todo tipo de transmisiones. La propia NASA emitió la canción de los Beatles Across the Universe. También se han emitido dibujos de 8 bits codificados desde el radiotelescopio de Arecibo (junto a estas líneas), y hasta el directorio completo de Craiglist.

Los defensores de esta práctica se hacen llamar METI (Messaging to Extraterrestrial Intelligences) o Active SETI. Sus argumentos en defensa de esta práctica de tratar de comunicarse tienen su sentido. Hasta ahora, la búsqueda pasiva de vida extraterrestre no ha logrado encontrar ninguna evidencia científica.

Por otro lado, el ser humano lleva emitiendo señales de radio de largo alcance décadas. Tiene sentido organizar esas emisiones enviando un mensaje coherente.

Futuro aspecto del radiotelescopio FAST, en China. Foto: FAST

Una mala idea

Frente al METI están los astrónomos que se muestran abierta y ferozmente críticos ante la idea de tratar de establecer contacto. Uno de esos astrónomos es John Gertz, presidente de FIRSST, una de las mayores fundaciones de apoyo financiero al SETI, y directivo del programa desde hace años. Para Gertz, el primer problema es que no sabemos nada sobre el tipo de civilizaciones a las que estamos tratando de contactar.

Advertisement

La idea de que, por el mero hecho de que una hipotética raza extraterrestre sea científicamente superior, vaya a ser moralmente benevolente y proclive a ayudar a la humanidad en sus problemas, es una suposición infantil y muy peligrosa. Si la historia de nuestro propio planeta nos ha enseñado algo, es que cuando una civilización tecnológicamente superior encuentra otra más primitiva, la segunda suele acabar sometida o exterminada.

El jefe de astronomía de SETI, Seth Shostak, desmonta la idea en favor del METI de que ya llevamos décadas transmitiendo. Shostak explica que las transmisiones de radio generadas por el ser humano hasta la fecha son demasiado débiles en el contexto del ruido de radio de fondo como para que puedan ser captadas por ninguna civilización, por avanzada que sea.

La última cuestión, es que no existe un consenso sobre cuál debe ser el mensaje que enviemos a otra civilización, ni quien debe enviarlo. En este momento, cualquier astrónomo con acceso a un gran radiotelescopio puede codificar el mensaje que quiera sin consultar a ninguna autoridad.

Curiosamente, Seth Shostak añade que la cuestión no es tanto el enviar un mensaje a civilizaciones extraterrestres. El director de astronomía de SETI está convencido de que los nuevos instrumentos de detección nos permitirán tener noticias de estas civilizaciones en menos de 20 años. La cuestión entonces ya no será si emitimos un mensaje, sino qué respondemos. [Arxiv vía Motherboard]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.