Una mujer estadounidense ha presentado una demanda contra el fabricante de juguetes sexuales Standard Innovation por recopilar datos extremadamente íntimos sobre ella a través de un vibrador conectado a su smartphone.

La manera en que las empresas gestionan los datos personales generados por el Internet de las cosas es un tema sensible y de actualidad, pero cuando se trata de gadgets inteligentes pocas cosas pueden compartir información más íntima que un juguete sexual. Durante la conferencia de seguridad Def Con de agosto, un grupo de hackers demostró que los vibradores “We-Vibe” de Standard Innovation transmitían datos del usuario en tiempo real. Algunos de estos datos incluían detalles sobre la temperatura y la intensidad de la vibración.

Standard Innovation confirmó que recopilaba “cierta información limitada” de sus usuarios, pero “de una forma agregada, no identificable”, y se comprometió a hacer que sus términos y condiciones fueran más claros para sus clientes. La respuesta no convenció a una mujer de Illinois (con las iniciales “N. P.”) que acusa a la compañía de “no respetar el derecho a la privacidad de los consumidores” y “violar numerosas leyes estatales y federales”.

Advertisement

De acuerdo con Courthouse News Service, N. P. ha presentado una demanda colectiva de 18 páginas contra el fabricante de juguetes sexuales en la que explica que ella mismo compró el consolador de 130 dólares hace unos meses. Según N. P., “detalles íntimos” de los usuarios están en juego, “incluidas la fecha y hora de cada uso, el nivel de intensidad seleccionada para la vibración, el modo de vibración o el patrón seleccionado por el usuario e, increíblemente, la dirección de correo electrónico de los clientes de We-Vibe”. [Vocativ]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Sponsored